Anna Ajmátova (La musa del llanto)



Kuzma Petrov Vodkin (Retrato de Anna Akhmatova 1922)


Paseando por Rusia III:

       La triple A (Anna Andréyevna Ajmátova), de soltera Gorenko, solo falta un nombre para completar un quinteto de la selección rusa de baloncesto. Bromas aparte, ella es una de las más destacadas poetas rusas. Al lado de otros dos grandes  poetas, como eran Nikolai Gumiliov y Ósip Mandelshton llegaron a ser las figuras más representativas del “Acmeismo” de la Edad de Plata de la gran literatura rusa.

      Ella que estuvo casada con Gumiliov fue silenciada durante muchos años por el régimen soviético, (maldito seas Stalin, digo todo esto por la lata que estoy dando esta temporada gracias a esa frasecita de Lenín que tanto le gustaba al amigo mandamás del bigotón: “El arte pertenece al pueblo, y no a la cultura”, castrando, matando y asesinando, el arte, la cultura y los artistas de su país), ya que fue acusada de traición, y como es/era natural la deportaron. (Una forma muy artera de asesinar en silencio a alguien, la “desaparecieron”, como hicieron con muchos otros.)

Anna Ajmátova junto a su hijo Lev Gumiliov

      Que mujer, todo sapiencia, todo conocimiento, leyendo siempre en “versión original”, permitirme esta expresión y sobre todo (lo mejor), una gran e incansable lectora. ¿Se puede pedir más? A pesar de todo, con tantas circunstancias adversas sacaba tiempo para escribir.

       Su hijo Lev Gumiliov fue acusado de terrorismo, durante la época de los años treinta del siglo pasado, cuando Nadiezhda Allilúieva, esposa de Stalin se suicidara.  Había una compleja relación madre-hijo, y su marido Nikolai Gumiliov fue fusilado. Además su hijo fue muy injusto con su madre. Esto parece un programa de chafardeo de una de las “cadenas alegres” que tanto predominan este país de pandereta, cuna del “casporreo” mundial. Recordar que a medio mundo siempre le gustó criticar al otro medio, y aquí es el deporte nacional, un lugar en donde la cultura siempre brilla por su ausencia, “pan y circo” para el pueblo, de esta forma pensarán que estamos más contentos, pero nosotros siempre seremos algo más que el “populacho”.

Requien

En los terribles años de Yezhov hice cola delante de las cárceles de Leningrado. Una vez alguien me reconoció. Entonces una mujer que estaba detrás de mí, con los labios azulados, que naturalmente nunca había oído mi nombre, despertó del entumecimiento que era habitual en todas nosotras, y me susurró al oído (ya que allí todas hablábamos en voz baja) ¿Usted puede describir esto? Y yo dije: -Puedo- Entonces algo como una sonrisa resbaló en aquello que una vez había sido su rostro…

(Joder, sí joder que palabras más bonitas que no sé  cómo me recuerdan a otro gran poeta, en este caso el argentino Juan Gelman, el poeta del dolor, el silencio, la distancia, o lo que es lo mismo el destierro, que es el mayor de los dolores, alejarte de lo que quieres, de lo que amas.)

Ediciones Nevsky

   El acmeísmo surgió en respuesta al simbolismo ruso (1911), y fue formado por Gumiliov, Gorodotski, Mandelshton y la misma Ajmátova. Reemplazaban el hermetismo, el uso de tanta polisemia, (yo ya estaría fuera, porque a mí me encanta jugar con las palabras,) la ambigüedad y el misticismo en el lenguaje. Se le denomina también neoclasicismo. (Ajmátova fue una gran lectora de los clásicos.) Se agruparon en torno al “Gremio de Poetas” y la revista “Apollón”.



La imagen es cortesía de el diario "El Mundo"






Comentarios

  1. Una gran poetisa no lo dudes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El llanto y el silencio pueden ser grandes armas contra los poderosos, contra aquellos que detestan el arte y la cultura.

      Eliminar
  2. La cultura siempre ha sido utilizada con múltiples fines, tanto para bien como para mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero muchas veces la convierten en el oprobio del pueblo, algunos hasta han llegado a odiarla.

      Eliminar
  3. La cultura es el bien más preciado que pueda tener un pueblo, y eso no tiene precio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cultura nunca se debe de perder, y no debe de tener un dueño, pertenece a todos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El enigma Vivaldi

Andrei Platonov

En busca de New Babylon

Winétt de Rokha

Balzac y la joven costurera china

Aquel gran río Eufrates (Aquele grande rio Eufrates )