El Golem





Ficha técnica: (breve)

Autor: Gustav Meynrik
Título: El Golem
Título original: Der Golem
Lectura: Ebook 

   Gustav Meynrik fue un escritor austríaco que fue conocido por su primera novela, El Golem (1915) un clásico de la literatura fantástica del S. XX. El Golem es un ser creado artificialmente por un cabalista.

   En esta novela se ofrece una visión simbólica de este personaje legendario perteneciente al folclore judío, que a su juicio encarna la potencia oculta (monstruosa desde su punto de vista e informe porque aún está o sigue dormida), que anida en el inconsciente de todo ser humano, y en este caso de todos aquellos judíos que viven en el guetto de Praga. (Menudo rollazo)




“Vuelve a despertarse en mí la leyenda del Golem espectral, de ese hombre artificial que hace tiempo construyera de materia, aquí en el ghetto un rabino conocedor de la Cábala, quien lo convirtió en un ser autómata y sin pensamiento, al situar tras sus dientes una mágica cifra numérica”.

  Sus novelas posteriores desarrollan la misma fórmula: Material tradicional que procede del folclore europeo, que el reinterpreta desde su perspectiva simbolista y esotérica, que está influida por la alquimia y la misma cábala, algo que se puede observar muy bien en esta novela de El Golem.

       
“Dos sendas corren paralelas: el camino de la vida y el camino de la muerte. Tú has tomado y leído el libro de Ibbur. Tu alma se ha preñado del espíritu de la vida…


   Sigue el modelo de la donna angelicata de Petrarca, Ofelia y la niña muerte de Poe (todos o casi todos siguen el mismo patrón), pues toca temas como el sueño, (me recuerda a alguien en particular, a quien no voy a mencionar), ese sueño que lo transporta a otra dimensión de lo real, el doble y sobre todo su amada, esa amada idealizada. (Miriam en este caso.)



“Nunca lo he visto así. Por cierto para nosotras, las chicas judías, “El viento tibio de la primavera” está ya controlado, como ya sabe, por nuestros padres, y no podemos más que obedecer. Y por supuesto, lo hacemos. Está en nuestra sangre…”

   El Golem tan nombrado en la obra tiene un gran significado, incluido nuestros días, que es ni más ni menos que la personificación del autómata creado por la sociedad moderna, es decir un auténtico Prometeo. Este Golem (Prometeo) crea en el ser humano, en la sociedad moderna, y sobre todo en las empresas, en esas grandes corporaciones y multinacionales el llamado “síndrome del reloj”, el actuar como un robot para que todo salga a la perfección, lo que ha creado otro ser muy particular que lo podíamos denominar de una forma familiar el “síndrome de Homer Simpson”, donde actuaríamos de la forma contrario, haciendo lo que no quieren que hagamos, es decir un Epimeteo de la antigüedad, (aquellas personas que suelen reflexionar las cosas más tarde), mientras que El Golem realiza la parte asignada contra su propia voluntad, y con un rigor digamos que atroz.

   En los numerosos personajes que aparecen en sus obras podemos distinguir los rasgos de sus progenitores, como son los ancianos nobles con sus hábitos ridículos, y actrices fracasadas.


Leonore, "la niña muerte de Poe"por Roman Dirge

   La vida, el entorno de Athanassius Pernath es un sueño incomprensible, que es movida extrañamente desde su interior por El Golem, (y aquí empieza el lío para el lector, por lo menos así me lo aparecido a mí), que influye de muchas maneras en él, y en su ambiente, donde toda la trama es complicada. Me ha resultado bastante difícil de comprender, en especial a Pernath con ese carácter tan peculiar…

“En cierta ocasión oí decir a mi padre que el mundo está aquí para que nosotros lo imaginemos roto, que es entonces cuando empieza la vida”.

  Personalmente he de decir que su lectura resultó farragosa, complicada, bastante pesada y a veces insufrible de verdad. Hubo ocasiones durante su lectura que a mi mente venía el estribillo de una famosilla canción de primeros de los años noventa del pasado siglo, que decía más o menos así: “No sé de dónde vengo, no sé a dónde voy, no sé cómo me llamo, ni que día es hoy…” En resumidas cuentas, y no quiero contradecirme, puedo entender su significado pero… ¿Qué pasa con el contexto?

“Quien ha sido despertado ya no puede morir. Sueño y muerte es lo mismo”.






Post Scriptum:

   Hay personajes con muchos matices y otros se quedan cortos. En fin, como dije en la anterior entrada, son ellos los que escogen su destino, su propio camino, y hay cosas que muchas veces nos pueden resultar incomprensibles, pero esta vez los personajes “no me han hablado, no me han comunicado nada, no han querido saber nada conmigo”. Para amantes del género.
      


Comentarios

Entradas populares de este blog

El enigma Vivaldi

Andrei Platonov

En busca de New Babylon

Winétt de Rokha

Balzac y la joven costurera china

Aquel gran río Eufrates (Aquele grande rio Eufrates )