Umberto Eco



Ha fallecido en su casa de Milán (Italia) el célebre autor de “El nombre de la rosa” a la edad de 84 años, un autor que fue coherente consigo mismo y con su ideas hasta el fin de sus días, algo muy extraño de encontrar hoy día, y esto no es una crítica para algunos de sus colegas, todo lo contrario, ya que pienso que cada uno puede pensar y actuar como le venga en gana, siempre y cuando no haga daño a los demás.  Ahora Italia llora a uno de sus escritores más reconocidos, un hombre sabio que nunca presumía de ello, sus últimos cigarros nunca serán fumados, quedarán siempre a la espera de su turno, una espera  que será eterna…


Estudió Filosofía y se doctoró con una tesis sobre Santo Tomás de Aquino, de quien según dice fue el culpable de su “descreimiento de la fe”. Una de las frases que más me gustan de este autor es la siguiente:

“El que no lee, a los 70 años habrá vivido solo una vida. Quien lee habrá vivido 5.00 años. La lectura es una inmortalidad hacia atrás”.

Pienso como el mismo Eco, siento igual que el cuando comentó: “Para sobrevivir, tengo que contar historias”.


Una entrevista contigo nunca será una perdida de tiempo.



Comentarios

Entradas populares de este blog

La Dama Azul

El laberinto de agua

La mala educación

El signo del gato

Todo Modo (Leonardo Sciascia)

A vueltas con Ferlosio