Mr. Holmes




Ficha técnica:

Título: “Mr. Holmes”
Autor: Mitch Cullin
Título original: “Mr. Holmes”
Traducción: Eva González Rosales
Editorial: Roca Editorial
Categoría: Novela (Roca)
Publicación: 19/02/2015
Págs. 288
ISBN: 9788499189185
Encuadernación: Tapa dura
Lengua: Castellano



Micht Cullin:

   Mitch Cullin nació en 1968 en Santa Fe, Estados Unidos. Fue alumno de la Universidad de Houston, donde asistió a clases de escritura creativa impartidas por Mary Gaitskill. Junto con autores como Salman Rushdie y Amy Tan es cofundador de la página Web Red Room, dedicada a la promoción de la escritura y sin ánimo de lucro.

   Es autor de seis novelas entre las que se encuentra, Tideland, que fue llevada al cine por Terry Gilliam. Ha vivido en Tokyo y en la actualidad reside en Arcadia, California.

Algo de historia:

   No es que Arthur Conan Doyle lo matara exactamente, pero de Sherlock Holmes no quedó más que su bastón y una carta. En ella, el inquilino del 221B de Baker Street le explicaba al doctor Watson que su archienemigo Moriarty y él iban a entablar la última batalla. Así terminaba el relato «El problema final»: sin Holmes. O, dicho de otra forma: con Holmes (aparentemente) ahogado en las cataratas suizas de Reichenbach.



   Hasta que, indignados con Arthur Conan Doyle por haber dado muerte a Sherlock Holmes, miles de lectores empezaron a protestar llevando crespones negros en el sombrero, en señal de luto, y escribiendo cartas de protesta. Al autor no le quedó más remedio que resucitar al detective. Lo hizo en La casa deshabitada”, donde el doctor relata cómo se le aparece Holmes disfrazado y le cuenta que quien en realidad se cayó al precipicio fue Moriarty.


   A partir de ahí, Holmes continuó investigando. Y a Conan Doyle no se le volvió a ocurrir deshacerse de él. Tras una carrera de veintitrés años, lo dejó envejecer en Sussex. Un retiro que el investigador aprovechó para estudiar filosofía; también para escribir un manual de apicultura y, por supuesto, para resolver algún que otro caso más.



Reseña del ABC.es Cultura
(Antonio Fontana: 27/01/15)
El entrecomillado, cursivas y negritas son mías.


«Extraordinario… Nuestro héroe (nuestro eterno héroe) nunca ha sido más heroico, ni más humano.»

(The Village Voice)


Argumento:

   Estamos en 1947. Sherlock Holmes se retiró de su labor como investigador hace ya mucho tiempo y ahora es un anciano de noventa y tres años. Vive en una granja remota, en Sussex, con su ama de llaves y  Roger el joven hijo de esta. Cada día atiende a sus abejas, escribe en su diario y se da cuenta de que va perdiendo facultades. Aunque siguen proponiéndole que investigue algunos extraños casos, él está tan alejado de esa vida que no quiere ni escucharlos. Se ha convertido en un hombre gruñón y encerrado en los recuerdos.

    A través de esos recuerdos llega a un momento de su vida en que tiene que plantearse preguntas que, tal vez, ni él mismo sabía que tenía que resolver, y reflexionará sobre la vida, el amor, los límites de las habilidades mentales y sobre la muerte: la suya propia y la de aquellos que le rodean.

     Mitch Cullin  se ha atrevido con un tema tabú. Ha hecho humano al mito, lo ha descendido de los altares para hacerle real, con sus virtudes y sus defectos, con las imperfecciones que todo hijo de vecino tiene, sin olvidarse de sus egos, de nuestros egos, que por muy humildes que seamos los tenemos.


   Así que nos encontramos a un Sherlock Holmes de 93 años, ya retirado, en una zona de la campiña inglesa (Sussex), ensimismado en sus recuerdos, en su pasado y con las consecuentes lagunas mentales de la edad, algo que le “cabrea” mucho. Un nuevo Holmes que nos sorprenderá, que solo busca la compañía de sus abejas, y la del hijo de su ama de llaves. Tampoco nos olvidamos de sus inseparables librotes y apuntes, que suelen aparecer por los lugares más inverosímiles. Un Sherlock Holmes que no fuma en pipa, en el buen sentido de la palabra, (perdonarme el chiste) sino puros, unos malolientes puros que traen de cabeza a su ama de llaves, y sobre todo y para finalizar, un Sherlock más maniático que nunca, a lo que yo añadiría una muy poca sociabilidad… ¡Ah!, se me olvidaba. Una tragedia acompañará a este detective gruñón.


    Para finalizar una última cuestión; si eres un gran fam de este gran detective puede que  la historia se desmerezca un poco, tal vez bastante, ya que como dije al principio se ha bajado a un dios de los altares, y, quizás haya cosas que sean intocables para muchas personas como por ejemplo que Elvis es el rey del rock and roll, si las rubias o las morenas son las más guapas, la tortilla de patata (con o sin cebolla), Calderón o Lope de Vega, en fin… tú mismo decides. Hasta la próxima y en este verano: “Felices lecturas”.



Comentarios

  1. Yo creo que no lo voy a leer, Sherlock siempre será Sherlock.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Una librería en Berlín

No pasó nada (Nao foi nada)

Una casa en Bleturge

El signo del gato

La biblioteca de los libros rechazados