Juan Gelman

 

           Nuevamente las letras se nos vuelven a teñir de luto, en este caso por la muerte del gran poeta argentino Juan Gelman, que citando palabras textuales suyas: “se nos ha ido a tocar el violín al otro barrio”. El ganador del premio Cervantes, nos dejó a la edad de 83 años en México, donde ha querido ser enterrado.

            Nacido en 1930 (Buenos Aires – Argentina), este hijo de inmigrantes ucranianos, expresó su deseo de dónde quería descansar para siempre. “Quiero ser enterrado en México”, frase que pronunció cuando le fue entregada la Medalla de Oro de las Bellas Artes”, máxima condecoración cultural de ese país, en el que deseaba morir y ser enterrado.
 
Barrio de Villa Crespo
 
          "Para muchos decir Villa Crespo es referirse exclusivamente a viejos tangos, pintorescos cafés, que eran escenarios de poetas y reductos de orquestas de la vieja guardia, o lugar donde podían tener escenario oscuros dramas cuyo fondo era el curso irregular del arroyo Maldonado. Este fue el barrio narrado por Alberto Vacarezza, el de los sainetes cargados de color y generalmente exagerados, el de los enormes conventillos, en donde siempre había una hermosa mujer que alteraba la inestable calma diaria. Pero existe otro Villa Crespo, el de hoy, el cosmopolita, el elegido por la colectividad israelita o por los sirio libaneses para desarrollar sus actividades comerciales. Un territorio que oscila entre el presente y el pasado, entre la realidad y el mito".

            "Yo estuve exiliado en Europa y Nicaragua, pero desde el primer día que pisé México en 1961 quedé absolutamente fascinado. Fue como un estallido dulce dentro de mí. Decidí quedarme siempre, sostenido por el amor a este país y a mi mujer”.
 
 
 
            Su obra está marcada por la poesía y el dolor, todo un consuelo, una pasión para sobrellevar el destierro, y lo que es aún pero, la desaparición de sus hijos Nora Eva y Marcelo Uriel, junto con la de su nuera María Claudia García. (A punto de dar luz). Tras muchos años de búsqueda, pudo encontrar a su nieta Macarena en Uruguay.

            La joven pluma, que comenzó escribiendo a una niña para que le hiciera caso, se convirtió en uno de los escritores más importantes de la literatura iberoamericana, voz no solo del destierro, sino también de la justicia.
 
 
 
 
Entre sus obras cabe destacar: “El pan duro”, “Cólera de Buey”,”Carta abierta”, “Carta a mi madre”, “Incompletamente”, “Mundar”.

Tiene en su curriculum innumerables premios como son:


·         Mondello (1980)

·         Boris Vian (1987)

·         Premio Nacional de Poesía Argentino (1997)

·         Juan Rulfo (2000)

·         Pablo Neruda (2005)

·         Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (2005)

·         Premio Cervantes (2007)
 

Carta abierta a mi nieto (fragmento)

Me resulta muy extraño hablarte de mis hijos como tus padres que no fueron. No sé si sos varón o mujer. Sé que naciste...
Ahora tenés casi la edad de tus padres cuando los mataron y pronto serás mayor que ellos. Ellos se quedaron en los 20 años para siempre. Soñaban mucho con vos y con un mundo más habitable para vos. Me gustaría hablarte de ellos y que me hables de vos. Para reconocer en vos a mi hijo y para que reconozcas en mí lo que de tu padre tengo: los dos somos huérfanos de él. Para reparar de algún modo ese corte brutal o silencio que en la carne de la familia perpetró la dictadura militar. Para darte tu historia, no para apartarte de lo que no te quieras apartar. Ya sos grande, dije.

Escrita y publicada en Brecha (23 diciembre 1998)

Así es así es

es buena y bella como el mar
es oscura anterior rostros de mi silencio
ella es inmensa bajo el sol
en la noche crepita su profundo animal
tierra sin descubrir
no tenés nombre todavía
.

Cólera buey (1962-1968)
 

Mi Buenos Aires querido

Sentado al borde de una silla desfondada,
mareado, enfermo, casi vivo,
escribo versos previamente llorados
por la ciudad donde nací.

Hay que atraparlos, también aquí
nacieron hijos dulces míos
que entre tanto castigo te endulzan bellamente.
Hay que aprender a resistir.

Ni a irse ni a quedarse,
a resistir,
aunque es seguro
que habrá más penas y olvido

Gotán (1962)

Descanse en paz Juan Gelman en el paraíso del lápiz y papel.
                           (Buenos Aires 3 mayo 1930 – México D.F. 14 enero 2014)

  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Una librería en Berlín

No pasó nada (Nao foi nada)

Una casa en Bleturge

El signo del gato

La biblioteca de los libros rechazados