La coherencia de la incoherencia

                                                                   

Un enorme Goytisolo siempre buscando sus "Señas de Identidad".
Donde estés espero que sigas siendo el mismo...

Seguimos con Goytisolo por supuesto: 

   Mucho se ha hablado y se seguirá hablando de nuestro Goytisolo, pues todavía seguimos escribiendo línea tras línea sobre él, en un simparar de comentarios y críticas, tanto positivas como negativas, y siento decir que seguimos siendo quijotescos, por no comentar algo peor.

   Cuando uno llega a esa edad en que ya le importan muy poco las convicciones, (lo demuestran las posiciones que uno ha tomado a lo largo de la vida) llega un momento que por la causa que sea no es así,  aceptas premios, y te acercas a personas de las que antes te habías alejado. ¡Qué triste!, pero no hay más c....  que aceptarlo, tus "santas razones tienes", y eres criticado hasta la extenuación, ellos no están en tu posición, jamás entenderán esa postura tan extrema que has tomado.


   Siempre fuiste sincero, sobre todo cuando lo explicaste en algún artículo, ahora me estoy refiriendo a la revista El viejo topo cuando contaste de forma clara y precisa como fue tú experiencia (corta, cortísima) en la revista Libre donde los egos, envidias y una de las peores cosas que se ha inventado como es la política lo echó todo a perder, algo grande se fue al garete. Ahora y perdonarme las expresiones vivimos en unos tiempos donde nos intenta dominar la idiocia que acompañan a algunos, intentan trasmitirla y que encima estemos contentos con ella.




     Goyti luchó contra eso y más. Aunque hay aspectos de su personalidad que no nos gusten es un grande de nuestro tiempo al que hay que apoyar y defender, (como hace el resto de países con los suyos), pero nosotros siempre vamos al revés, en fin, triste país el nuestro.

   Con un obra para mí de las mejores de la posguerra española, una historia de derrota como es Señas de Identidad sea tan vilipendiado por ciertos sectores digamos que " culturales", guiados por unos intereses que nunca lograré entender. Se otorgan premios a las amistades, evitamos a los que están comprometidos políticamente, a este no le leemos porque es "un facha o un derechón", a este otro por " mariquita", el de acullá por ser un "puto rojo", al otro porque solo come gallinejas. ¿Hasta cuándo vamos a seguir así? ¿Por qué no leemos a un autor por su valía, por sus argumentos y forma de construir personajes y ambientes? Como no piensa como yo, no lo leo. ¡Qué pena! ¿No? Al paso que llevamos nuestros lectores seremos  nosotros mismos, para que nadie nos sople. Amigo Sancho, Quijote se quedó corto pues..." lo que nos queda por ver Sancho, lo que nos queda por ver..."

   Con esto quiero decir si nos consideramos por fin  (de una vez) un pueblo moderno e ilustrado, o es todo lo contrario, en lo más profundo de nuestro corazón seguimos estando encolerizados. Esto significa una impostura, en especial con el amigo Goytisolo. La crítica hay que hacerla desde donde hay que hacerla, desde ese punto de vista neutral y constructivo, no desde ese retraso histórico que aún padecemos y que por lástima seguiremos padeciendo, por eso seguiremos estancados culturalmente por los siglos de los siglos.



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Last River Together

La librería

El manuscrito de fuego

V.S. Naipul

El perro que me cambió la vida: John y George

La Puerta de los Ángeles