Space Opera.



       Esta definición literaria se refiere a un subgénero de la ciencia ficción donde el autor/escritor relata historias de aventuras, que pueden estar tratadas de forma romántica, y que como no podía ser de otra forma, en la mayoría de los casos estos relatos ocurren en el espacio.

        Estas “historias o narraciones” son la continuación de la novela de aventuras, pero tratadas desde el punto de vista de la ciencia ficción. Los personajes están construidos sobre una estructura de héroe y villano, y tratan sobre viajes interestelares, batallas, imperios galácticos, lugares muy exuberantes, mucha, mucha tecnología…

        Se las puede considerar como una continuación de las novelas de aventuras, sobre escenarios, paisajes y artificios propios de la ciencia ficción.


        Eran tiempos sin televisión, donde la radio mandaba y a finales de los años 20 y principios de los 30 del siglo pasado, la gente escuchaba historias por aquel aparato, que ahora casi ni le damos importancia. En aquella época la gente “mataba” el tiempo de esa manera. En los años 40 predominaban las “soap opera”, que eran programas de radio digamos que  dramatizados, que se hicieron muy populares en los Estados Unidos, vamos que reinaban en aquella época. Los llamaron así debido  a que las marcas de jabón, recordemos que es “soap” en inglés patrocinaban dichos programas, junto a las “western operas”, las historias del oeste, que también gustaban mucho a la gente. Las space opera son lo mismo  pero el contexto cambia hacia el espacio exterior.



        Se empezaron a llamar así, peyorativamente en el año 1941 gracias al escritor Willian Tucker, que fue el primero en acuñar dicho término. Personalmente creo que les hizo un grato favor, les allanó el camino para que este tipo de aventuras gustase más aún al gran público, que al final es soberano. Debido a que muchos autores de este género tenían poca  o mala formación “tecnológico/técnica” y a la baja calidad literaria dieron mala fama a las novelas de ciencia ficción, menos mal que hubo autores que se molestaron en embellecer este término, con definiciones técnicas plausibles y creíbles.

        Este tipo de relatos suelen caracterizarse por los siguientes arquetipos:

Las narraciones suelen desarrollarse como es de imaginar en el espacio exterior (faltaría más), o en un planeta imaginario.


Para que la historia de ese momento no nos aburra demasiado, los protagonistas viajan grandes distancias en un período de tiempo más o menos corto, y sus naves pueden viajar a gran velocidad, incluso en el tiempo.

Los planetas en el  que están nuestros protagonistas/donde se desarrollan las historias son aptas/nada lesivas para el organismo humano, y en ellas podemos encontrar a seres exóticos.


Es fácil toparnos con culturas alienígenas que pueden resultar similares a antiguas civilizaciones de la Tierra, como egipcios, griegos e incluso vikingos, pero siempre con  artificios futuristas.

En estas civilizaciones sus habitantes/lugareños son seres  antropomórficos o con un parecido al ser humano, aunque algo extraños, que hablan muchos idiomas o que entienden el del protagonista/as.

Hay mucha pistola de rayos, vehículos voladores que recorren grandes distancias, siempre con la última tecnología, sin olvidarnos tampoco de los androides.




        En fin, como he repetido ya un sinfín de veces literatura hecha para los amantes del género, un auténtico pasaratos. Recordar  que no está mal leer de vez en cuando algo nuevo (aunque ya tenga un montón de años), y no ceñirnos siempre a lo mismo. Las últimas novedades literarias también suelen cansar y a veces, digo bien a veces no suelen resultar buenas lecturas. 


Comentarios

  1. Ahora te dedicas a la ciencia-ficción???

    ResponderEliminar
  2. Yo como de todo, hay que ser un buen gastrónomo para después opinar.. hay comidas para todos los gustos.

    ResponderEliminar
  3. Yo como de todo, hay que ser un buen gastrónomo para después opinar.. hay comidas para todos los gustos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Petirrojo

El motel del voyeur

Denis Johnson (obituario)

Premio Princesa de Asturias de las Letras 2017

SALVEMOS A LA BALLENA BLANCA (Gerónimo Stilton )