La lista de mis deseos


Autor: Grégoire Delacourt
Título original: La liste de mis envies
Editorial: Maeva
Año de publicación: 2013
Encuadernación: Rústica
Formato: 15*23
Páginas: 160
  



Sobre el autor: Grégoire Delacourt (Velenciennes – 1960) es un publicista francés, que ha realizado trabajos para importantes multinacionales. En el año 2011 entra de lleno en el mundo de la literatura con el libro “L´Écrivain de la famille  (El escritor de la familia), novela por la cual le otorgaron numerosos premios, y que tuvo una importante acogida en su país, por lo que es uno de los autores del momento y en el punto de mira de todos los medios. Seguro que en el futuro nos deparará otra sorpresa.

          Porque nuestras necesidades son nuestros pequeños sueños cotidianos. Son nuestras pequeñas cosas pendientes, que nos proyectan al día siguiente, al otro lado, al futuro; esas menudencias que compraremos la semana que viene y que nos permiten pensar que la semana que viene seguiremos vivos.

          La necesidad de una alfombrilla de baño antideslizante nos mantiene vivos. O de una cuscusera. O de un pelador de verduras…

(La cursiva es mía) – Estas palabras, que en un principio pueden parecernos simples engloban mucho más que eso, la vida es mucho más sencilla de lo que parece, y que nosotros solemos complicarla un poco más de la cuenta deseando, ansiando algo que en realidad solamente puede traernos un montón de problemas.

          Realmente, si realizamos una lista de nuestros deseos ¿Cuáles ocuparían el primer lugar y a qué daríamos un papel secundario dentro de nuestra felicidad?

         La historia se desarrolla en Arras, una pequeña localidad francesa, en donde nuestra protagonista Jocelyne regenta una mercería de su propiedad. Escribe en un blog que trata sobre manualidades y costura “diezdedosdeoro”, que tiene bastante éxito.

      Sus mejores amigas Danièle y Françoise son dos gemelas propietarias del salón de belleza vecino, aficionadas a jugar el Euromillón una vez por semana. Está casada con un hombre de lo más normalito y tiene unos hijos normales, junto con su vida, que también es de lo más normal, pero que la hace pensar que pudo ser de todos aquellos sueños e ilusiones de juventud que tenía tiempo atrás.

La foto es por cortesía de slowspain..wordpress.com

          Las gemelas la convencen para que juegue al Euromillón, encontrándose de la noche a la mañana con dieciocho millones de euros en el bolsillo, con lo que se replantea de nuevo su vida, empezando a escribir una lista de sus deseos, enumerándolos según sus prioridades en la vida, entre las que pueden estar las cosas más sencillas y simples que podamos tener en nuestra existencia, hasta las más imposibles, pero para su sorpresa empieza a darse cuenta de que el dinero no trae completamente la felicidad, y que es mucho más importante “el dios de las pequeñas cosas que el de las grandes”.



          El final es un poco imprevisible, pero pienso que cada autor es muy libre del destino que deben de ocupar en la historia cada uno de sus personajes, aunque debo de admitir que me ha gustado el derrotero final que ha tomado la obra, aunque hay un par de incógnitas que han quedado sin resolver, y que no voy a mencionar aquí, pues pienso que es cada uno de sus lectores quien debe hacérselas, o sí tiene demasiada curiosidad ¿por qué no se las preguntan al mismo autor?.

          Solo en los libros se puede cambiar de vida. Se puede tachar una palabra entera. Hacer desaparecer el resto de las cosas. Borrar las bajezas, y al final de una frase, encontrarse de pronto en el fin del mundo. (Las cursivas nuevamente son mías).

          No me negaréis que esta frase es genial, es que como todo el libro,
sencilla, llenas de frases sencillas, para gente sencilla, que solo quiere llevar una vida sencilla. Quizás en todo esto esté la belleza y la tranquilidad de nuestro paso por este mundo lleno de estrés y prisas, que no nos llevan absolutamente a nada.

Imagenesfotos.com




         Como comentario final diré que me gusta bastante la portada del libro, y que se lo regalé a mi mujer para el “Día de la Madre”, y aunque en algunos blogs digan que en principio es  una lectura para mujeres, hay muchas cosas en el mismo para los lectores del género masculino, y aunque muchas veces las verdades ofenden, no deberíamos de darnos por aludidos, solo tendremos que hacer una cosa. ACTUAR.


                                                                    Javier Mateos “Ritarbeyu”






Comentarios

Entradas populares de este blog

Una librería en Berlín

No pasó nada (Nao foi nada)

Una casa en Bleturge

El signo del gato

La biblioteca de los libros rechazados