Harper Lee.



La autora de “Matar a un ruiseñor” ha fallecido. El ruiseñor vuela ahora hacia el cielo de las letras, en donde podrá describir el Sur americano que le ha tocado vivir, ese Sur lleno de segregacionismo y discordia.

Su obra premiada con el Pulitzer ha vendido más de treinta millones de ejemplares desde que fue publicada en 1960. Muy parecida a Salinger nunca pudo asimilar la fama que le vino por medio de su gran novela. Ahora Atticus Finch, o dicho de otra manera Gregory Peck (el abogado blanco que defiende a un negro, acusado injustamente de violar a una mujer blanca ya son uno solo.)


En su niñez fue compañera de juegos de otro grande de la literatura americana, como era Truman Capote. Las malas lenguas, las muy malas, siempre dijeron que “Matar a un ruiseñor” fue obra de Capote, nunca de Lee, algo que le acompañó de por vida. Este rumor se debía al hecho de que una persona con tanto talento nunca más en su vida volvió a escribir una sola línea, hasta que justo el año pasado, se editó una segunda parte de la novela, bajo el título: “Ve y pon un centinela”, de la cual se imprimieron dos millones de ejemplares. En fin, cada uno que piense como le venga en gana…



Una curiosidad Harper Lee nació el mismo día que yo, pero cuarenta años antes, ella por lo menos publicó una novela, de momento este servidor ninguna. Sigue con tu apacible vida allá donde te encuentres extraña señorita de las letras americanas.


Comentarios

  1. Gran película y mejor libro, esta vez sí que has hecho una buena entrada, amigo Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he querido ser Atticus Finch, un hombre simple que era muy grande, un hombre grande lleno de inteligencia y bondad...

      Eliminar
    2. Se me olvidó comentarte una cosa, a veces los escritores "extraños" poseen una potente atracción para muchos lectores, son verdaderos imanes, pero... ¿vivirías con alguno de ellos?

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Una librería en Berlín

No pasó nada (Nao foi nada)

Una casa en Bleturge

El signo del gato

La biblioteca de los libros rechazados