Como ser Umberto Eco en siete frases




   Todos admiramos a alguien, y si es un escritor más, deseando escribir sus hermosos textos, o exteriorizar sus hermosas frases, muchas de las cuales han pasado a la historia, ahora bien, lanzamos la pregunta. ¿Cómo podemos ser como Umberto Eco en siete frases?

   Primero aclarar algo muy importante. Que no hace falta escribir “El nombre de la rosa”, o “El péndulo de Foucault”. Nosotros nos vamos a mover en un ángulo más modesto, ya que no es necesario complicarse la vida, y siendo sinceros jamás llegaríamos a semejante nivel”.

1ª “Hay libros que son para el público y libros que hacen su propio público”.

   Totalmente de acuerdo. Hay dos clases de escritores, (desde mi punto de vista e interpretando está genial frase.) Los que escriben para todos los públicos, que son libros que llegan a una audiencia máxima, (utilizando un término muy televisivo), y que llegan a ser unos buenos best-sellers. Mientras  que “los libros que hacen su propio público” son aquellos que cumplen el famoso tópico de…”es libro quien busca a su lector, no el lector al libro”. Para mi esos son los buenos, los mejores, los que gustan. Quien iba a decir que “El nombre de la rosa” tendría tanto éxito, a pesar de lo que decían algunos…


2ª “La retórica es el arte de decir bien lo que uno no está seguro de que sea verdad, y los poetas tienen el deber de inventar hermosas mentiras”.

   Maravillosos mentirosos estos poetas. Ojalá podamos seguir aprendiendo mucho de ellos, creo que en ese sentido nos sacan una larga distancia (literaria.) Si lo consigues escribiendo ¡enhorabuena!, ya te podemos llamar mentiroso.

3ª “Huye, Adso, de los profetas y de esos que están dispuestos a morir por la verdad, porque suelen provocar también la muerte de muchos otros, a menudo antes que la propia”.
(Guillermo de Baskerville: “El nombre de la rosa”)

   Yo solo saco dos conclusiones. La primera es que uno nunca está en posesión de la verdad, y que debemos de tener en cuenta una cosa, si existe una verdad siempre será nuestra verdad, pero es igual de importante como la de la otra parte. La segunda conclusión todavía es mucho más clara: Todo fanatismo es malo, muy malo.



4ª “Los libros se respetan usándolos, no dejándolos en paz”.

   Hay personas que coleccionan libros por toneladas, otros por metro cuadrado para rellenar las vacías estanterías totalmente nuevas, limpias de polvo y paja, que han sido compradas en esos grandes almacenes de nombre sueco y que molan la leche.

5ª “El autor debería morirse después de haber escrito su obra. Para allanarle su camino al éxito”.

   En fin, para mí esta frase es una verdadera utopía. Un escritor nunca deja de escribir, de crear, y que algunos me perdonen el símil, pero, un escritor es como un torero, aunque se corte la coleta y sea muy “viejo”, un torero siempre será un torero, de ahí que un escritor, aunque sea muy “mayorcito”, y haya colgado el bolígrafo, y guardado en lo más profundo de un cajón todos sus folios en blanco, siempre es será un escritor.




6ª “El narrador no debe de facilitar interpretaciones de su obra, si no ¿para qué habría escrito una novela, que es una máquina de generar interpretaciones?”

   Esta es una de mis favoritas, por no decir la mejor. Si el libro busca a su lector supongo que, el libro busca su interpretación dependiendo del tipo de lector que la efectúe. (Esto que acabo de decir parece la interpretación de una fórmula matemática  que nos hacían estudiar en el pasado.)

7ª “Nada consuela más al novelista que descubrir lecturas que no se le habían ocurrido, y que los lectores le sugieren”.

   La vida es un intrincado negocio muy complicado de descifrar, y una “ayudita” de vez en cuando no viene mal del todo. Descubrir títulos y autores interesantes es un hermoso regalo que nadie debe de rechazar, más aún si viene de un lector, con lo que demuestra algo muy importante, te quiere.

   No propongo que seáis como Umberto Eco, sino más bien que, de vez en cuando leáis algunas de sus relevantes frases, disfrutando de una mente privilegiada, que dejó sus libros al alcance de nuestras manos y a la posteridad.




Comentarios

Entradas populares de este blog

El enigma Vivaldi

Andrei Platonov

En busca de New Babylon

Winétt de Rokha

Balzac y la joven costurera china

Aquel gran río Eufrates (Aquele grande rio Eufrates )