La leyenda de Sleepy Hollow





    Es uno de los relatos cortos de terror que fue escrito en 1820 por Washington Irwing, y que también es conocido como “La leyenda del jinete sin cabeza”.

    Todo tiene lugar en 1784 en una localidad llena de supersticiones y conocido como Tarry Town, donde un fantasmagórico espectro, conocido como “El jinete sin cabeza” sale siempre por la noche en búsqueda de su cabeza perdida, que le fue arrancada a consecuencia de una bala de cañón en una de las batallas sin nombre de la Guerra de Independencia de Estados Unidos.

     Ichabod Crane un hombre supersticioso se enamora perdidamente de Katrina Van Tassel, (a lo que añado que debería de ser la más guapa del lugar) y además es hija de uno de los ricos del pueblo, vamos un pedazo  “partido” de la leche. Una noche de fiesta, donde están todos invitados, tienen la feliz idea de ponerse a contar toda la colección de cuentos, leyendas y demás patrañas  que hay sobre fantasmas y similares en la zona, para  meterle miedo en el cuerpo, pero lo único que desea Ichabod es que se acabe la fiesta y todas las demás jácaras para declararle su amor a la hermosa Katrina, (por lo que se ve esta chica era una rompecorazones.)
    La chica no está por la labor, y nuestro protagonista regresa a casa con el rabo entre las piernas, y pasando en su triste retorno por un montón de parajes al cual más fantasmagórico, y encima con toda la cabeza llena de esas historias sobre fantasmas escuchadas esa noche, y que le han afectado bastante, hacen que el tío se muera de miedo. Comentaros que alguna de esas historias “metemiedos” fue contada por un tal Abraham “Brom Bones” Van Brunt, el chico duro del pueblo, que da la casualidad que también le gustaba un montón la bella Katrina.

     En un instante de la noche, da igual cual, pero seguro que a una hora bien adentrada, oscura y tenebrosa (como en todas las historias de terror, y del Romanticismo, recordaros que él era un digno representante de este género), en su vuelta a casa, y en una zona conocida como Sleepy Hollow, Ichabod Crane se encuentra con el terrorífico fantasma del “Descabezado”, cabreado de narices porque un cañonazo durante la guerra envió su cabeza a freír gárgaras, que lo persigue con el deseo de no darle precisamente las buenas noches. El pobre hombre con el miedo metido en el cuerpo corre que se las pela a lomos de su caballo hacia un lugar seguro, y ese lugar era  un puente al lado del cementerio, donde se comentaba que el espectro desaparece.




    El pobre Crane ve con terror como no sucede nada, vamos que el fantasma ni desaparece, ni se volatiliza, ni si quiera se esfuma, y cuando el “Descabezado” llega a su altura, Ichabod piensa que está en las últimas, que le queda menos que un amén, que tiene los momentos más que contados, entonces el aparecido lanza su cabeza a la cara del horrorizado Ichabod Crane, que al día siguiente se evapora para siempre jamás del pueblo, poniendo pies en polvorosa, con lo que “Brom Bones” y Katrina Van Tassel se casan la mar de felices. Los rumores en el pueblo decían que el Sr. “Brom Bones” sabía más de la cuenta, que podía ser el autor de tan macabra broma. ¿Una buena estratagema para quitarse un rival amoroso de encima? Cada uno que piense lo que le venga en gana.


   Sobre Washington Irwing puedo comentaros que le pusieron ese nombre porque sus padres eran grandes admiradores del primer presidente de los Estados Unidos, además con el tiempo conoció al almirante Nelson, con este historial cualquiera diría que de dedicaría a escribir, en vez de pegar sablazos a diestro y siniestro. Estudió Derecho, aunque lo suyo siempre fue escribir, pertenecía al movimiento del Romanticismo.



     Más apuntes para el anecdotario personal. En 1809 publica “Historia de Nueva York” contada por Dietrich Knickerbocker, que se hizo tan popular que todos los descendientes neoyorkinos de antiguos emigrantes holandeses son conocidos con el mismo nombre que el protagonista, Knickerbockers.

   No pudo superar la muerte de su novia, que murió con tan solo diecisiete años, así que decidió quedarse soltero toda la vida, pero tuvo un escarceo, un romance o como lo queráis llamar con la famosa escritora Mary Shelley, la de “Franky”, eso sí, cuando era viuda del famoso poeta Percy Bysshe Shelley.
   Escribió alguna que otra cosa con el pseudónimo de Geoffrey Crayon: “The sketch book of Geoffrey Crayo” – en donde aparece precisamente el relato del “Descabezado” de hoy – “La leyenda de Sleepy Hollow” o dicho de otra forma “La leyenda del jinete sin cabeza”, que mucha gente conoce gracias al genio cinematográfico de TimBurton. (Uno no se cansa de ver la película.)

   Estuvo metido en el rollo diplomático porque fue Embajador de los EE.UU en España, y se interesó tanto por nuestra cultura que llegó a ser un gran hispanista. (Es muy conocido por sus “Cuentos de la Alhambra”.)




Más curiosidades:

Es el primer escritor americano célebre con la actividad de escribir profesionalmente.

Él fue inventor de la palabra “Gothan” para identificar a la ciudad que nunca duerme, a la archiconocida Nueva York, que luego se utilizó en los cómics de Batman.

Inventó una frase que hoy día está en la boca de todos: “El  todopoderoso dólar”.

Fue enterrado en el cementerio de Sleepy Hollow.


      





Comentarios

  1. Ichabod Crane, pobre enamorado fue un tonto muy bien engañado.

    ResponderEliminar
  2. Sin Tim Burton no hubiera sido posible..

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El motel del voyeur

Petirrojo

Premio Princesa de Asturias de las Letras 2017

SALVEMOS A LA BALLENA BLANCA (Gerónimo Stilton )

A propósito de Goytisolo