El callejón de los milagros




Ficha técnica:

Título: “El callejón de los milagros”
Título original: “Zuqaq al-Midaqq”
Autor: Naguib Mahfuz
Traducción de Helena Valentí
Revisión  directa del árabe: María Jesús Viguera (Catedrática de Árabe)
Lengua: Castellano
Género: Narrativa
Biblioteca Naguib Mahfuz
Editorial: Martínez Roca
Encuadernación: Tapa blanda
Págs. 309
Año de edición: 2006 (por MR-ediciones)
Diseño e impresión de la cubierta: Opalworks
ISBN: 84-270-3211-0

-       Solo una pequeña “cosa” referente a la contraportada del libro. Se podían haber esmerado un poco más con la foto del autor, porque la verdad sea dicha no le favorece absolutamente nada, y con esa mano, ahí en el medio tapando casi la mitad de su rostro.

Ad rem: (Al grano)

  Esta brillante novela fue ambientada a finales de la II G.M. del siglo pasado, en la ciudad egipcia de El Cairo, cuyos moradores, los habitantes del callejón Midaq son los protagonistas.

 El autor nos introduce en el mismo mediante sus olores, sonidos, fragancias y los sinsabores de la lucha diaria por salir adelante en la vida, mostrándonos quien es quien en el callejón, que nos irá acompañando a lo largo de la lectura, pero también veremos sus alegrías y miserias. El lector irá congeniando u odiando a cada uno de estos singulares personajes, que los describe a la perfección. Unos que pugnan por salir del mismo, mientras que otros optan por quedarse, y algunos, por ser más acomodaticios, desean seguir con las misma rutina de siempre, pero serás tú amigo lector de estas líneas quien decidirá con que personaje simpatiza más, y sabrás cual es el fin que les espera.

(El Cairo viejo y la Ciudadela)

   Uno va leyendo entre líneas el amor que el autor tiene a su cultura, a su pueblo y a sus tradiciones, describiéndonos una época no muy lejana, y que aún está presente en nuestros tiempos. La nobleza y decadencia de unas tradiciones que siempre se han “grabado” muy fuerte en los pueblos, y que en algunos lugares aún perduran.

(El obelisco de Al-Masalla-Heliopolos, El Cairo)

No podemos olvidarnos de los protagonistas:

-       El tío Kamil, en el dulce empleo de ser el “hacedor” de los dulces más ricos de la zona, (vamos que es un pastelero para que todos nos entendamos.)
-       Abbas, que es el propietario de una humilde barbería y un pobre enamorado.
-       Zaita, que aunque parezca extraño es un fabricante de mendigos.
-       Husain Kirsha, dueño de un café y con algún vicio confesable e inconfesable.
-       Kirsha: Hijo de Husain, desea abandonar el callejón con todas sus ganas, y es el mejor amigo de Abbas, el barbero.
-       Sanker, camarero del café, un “currito”.
-       Salin Alwan, el rico propietario del bazar, tiene una receta secreta que…
-       Husniya: Menuda pieza (es la panadera.)
-       Yaada, el panadero. En pocas palabras un verdadero "pringado".
-       Radnan Husaini: Hombre muy religioso y muy respetado por todos en el barrio.
-       El doctor Bushi: Es el dentista del lugar.
-       El jeque Darwish: Exfuncionario. Normalmente está en el café de Kirsha, y cuando habla siempre pronuncia palabras en inglés que luego deletrea.
-       Hamida: Guapa, ambiciosa, malvada…
-       Umm Hamida: Es la madre adoptiva de la anterior, y también ¡como no! la casamentera del barrio.
-       La Señora Afifi: Además de viuda es una de las rentistas de la zona. Busca un novio joven.
-       El Poeta: Yo creo que es el más anciano del lugar, recita poemas por los cafés de la zona.
-       Ibrahim Faraj: Este es el malo-malo de la historia.
  



Conclusiones:

  Está todo muy bien narrado y unido, de tal forma que uno pasa a formar parte del callejón desde las primeras líneas. La historia tiene un buen ritmo, y no es para nada aburrida. Me encantó desde el principio.

   ¿Cómo un autor que describe tan bien a su pueblo, y le muestra tanto amor puede sufrir un atentado? Es una pena que la intolerancia y el fanatismo religioso lleguen a ese extremo, intentado cerrar la boca a un hombre que  escribe con tanto afecto a su pueblo, a su país. El libro nos está indicando el final de una época y el principio de otra.


  ¡Pero ojo! También me ha recordado otras cosas, otros ambientes, sobre todo hoy día que hay tanta ciudad dormitorio, tanta urbanización y zonas residenciales donde “no se conoce ni el quico”. Los tiempos en que el barrio era un barrio de verdad, donde nos conocíamos todos, donde nos amábamos y odiábamos al mismo porcentaje, donde sabíamos el nombre de cada uno de nosotros. El barrio podía ser nuestra protección, pero al mismo tiempo nuestra “lanzadera” hacia otro grandes lugares soñados. Ahora todo son grandes superficies, grandes hipermercados donde solamente somos seres anónimos, desconocidos. En fin esta es una de las grandes desgracias de nuestra sociedad.

(Calle  San Juan: Badajoz)

Teníamos un viejo R-8 TL famoso en todo el barrio, y si no pongo la foto de uno de ellos me da un "síncope". Espero no tener problemas con los derechos de autor del señor propietario de esta preciosa foto.

Ultílogo:

   Casi se me olvidaba, pero si no lo digo reviento. El personaje de Umm Hamida me ha recordado a alguien que está muy presente en nuestra literatura, “La Celestina”. Ese maravilloso personaje que todos hemos tenido que estudiar alguna vez, unos con más apego que otros, pero es un personaje tan particular y peculiar que no he querido dejar pasar por alto, junto a esa famosa alcahueta llamada Urraca la Trotaconventos.


(La Celestina: De Cinti)

Sobre el autor:

  Naguib Mahfuz (El Cairo 1911-2006) Fue un novelista y periodista egipcio, que 1988 se convirtió en el primer escritor árabe en ser galardonado con el prestigioso premio Nobel de Literatura.


  Fue uno de los primeros constructores de la novela árabe contemporánea, y su “pequeño mundo” siempre quedó representado en sus novelas con la ciudad de El Cairo. Tiene una obra muy variada y prolífica, con 33 novelas algunas de las cuales han sido llevadas al cine. Una de sus obras “Hijos de nuestro barrio” (1959) levantó la ira de las siempre presentes autoridades religiosas, prohibiendo el libro durante varios años.


   Ya en los años 60 el estilo de Mahfuz se desvió hacia cuestiones más bien políticas y sociales, como “El ladrón y los perros” (1961), que era una verdadera crítica al régimen de Nasser. Recopiló cuentos en “Historias de nuestro barrio” (1975). Siempre fue un escritor insobornable, y eso le trajo nefastas consecuencias en 1994 unos radicales integristas intentaron atentar contra su vida, aunque sin éxito.



Extractos de biografíasyvidas.com



Comentarios

  1. Otro más que me apunto.
    Magnífica reseña.
    ¡Nos leemos! :-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Dama Azul

El laberinto de agua

La mala educación

El signo del gato

Todo Modo (Leonardo Sciascia)

A vueltas con Ferlosio