Historias de piratas.




    Hoy en esta entrada quiero "colgar" dos historias de una de mis sobrinas, concretamente Marina que solo tiene 10 años, pero escribe unas historias estupendas, y me gustaría dejar constancia de ellas. ¡Espero que os gusten! En esta maravillosa familia que somos "La tribu de los Brady", nos gusta mucho leer y escribir, un saludo a todos y... disfrutarlo.



   En busca del tesoro escondido.

            Érase una vez  un barco que navegaba por los mares con su vela extendida, sintiendo el aire y la brisa, un día fueron hasta una playa de Vladivostok, en la orilla había una gran cruz roja, cogieron unas palas y empezaron a cavar.


 ¡Nosotros somos los piratas, los mejores piratas de la historia! Venimos del Caribe, mi mejor amigo se llama Pata Palo, nuestro peor enemigo se llama Barbaroja.

Cuando terminaron de cavar en la orilla encontraron un mapa del tesoro.
Yo cogí el mapa y de repente vino una sombra, y esa sombra era Barbaroja. El también venía con su tripulación en busca del tesoro escondido.


            Barbaroja me quitó de la mano el mapa, empezó a correr, y yo corrí detrás de él. Estaba muy cansado así que cogí de su mochila una espita, la clavé en el árbol y empecé a beber ¡era veneno!, así que no lo bebí.  Barbaroja volvió a encontrarse conmigo

-¿Por qué nos persigues?-

  Barbaroja:  -porque quiero el tesoro, y si os sigo lo  encontraré antes.

           ¿Quieres pelea? - ¡Pues ya la tienes!
 
Cogieron las espadas y empezaron a luchar.
 
 



Le clavé la espada a Barbaroja en el pecho, y se puso muy pálido, todos los piratas le miraban con cara triste, yo me fuí corriendo, pero yo no estaba triste por que en esos tiempos  no era tan miedica.
 
El futuro.

Hola quiero contaros los historia de mi abuelo. Mí abuelo era un gran pirata. La historia que os acaba de contar es cierta. Mí abuelo murió por una puñalada en el corazón hace 2 años, le hecho de menos, él me contaba historias de sus aventuras con piratas yo quiero ser como él.

Madre: - Hijo al colegio -.

Nieto: - Agggghh,  me gustaría ser un pirata, así no tendría que ir al colegio-.

Hoy me gradúo, voy a pasar a tercero de primaria, vamos a ir al teatro de mi colegio, y comeremos aperitivos.  Cuando acabamos con las chucherías miré debajo del escenario.  Había un mapa y me lo llevé a casa…Pasaron años y el nieto que era yo descubrió el tesoro del mapa. Ya han pasado 20 años ¿sabéis que era el tesoro?  Era el parche de mi abuelo.        


CONTINUARÁ…

 



Escrito por: Marina Fernández Rodríguez (10 años).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Una librería en Berlín

No pasó nada (Nao foi nada)

Una casa en Bleturge

El signo del gato

La biblioteca de los libros rechazados