El coronel no tiene quien le escriba.




Ficha técnica:

Autor: Gabriel García Márquez
Editorial: Selecciones Austral / Espasa Calpe
Introducción: Joaquín Marco.
Tapa: Blanda

La caricatura está sacada de: romancartoom.blogspot.com

Narra las peripecias, las necesidades más bien que pasa un viejo y pobre coronel, en compañía de su mujer, con la que comparte no solo pobreza, sino también soledad, y la añoranza de Agustín su único hijo, asesinado por motivos políticos, ya que es un país donde la violencia se filtra por todas las partes, y algunos críticos a esta novela la integran en la denominada “narrativa de la violencia colombiana”.

En una historia contada linealmente. El coronel  espera pacientemente a que le llegue la carta que le indique que por fin recibirá la pensión de jubilación, que le hará vivir sin tanta necesidad hasta el fin de sus días, pero semana tras semana ve con frustración que la ansiada noticia no llega, de ahí que comente con el empleado de correos: “Yo no tengo quien me escriba”. Su paciencia es infinita, al contrario de su mujer, mucho más práctica, que le echa en cara su aguante, su estoicismo ante la esperada noticia, que como siempre nunca llega. Durante cincuenta y seis años –desde que terminó la última guerra civil- el coronel no había hecho nada distinto de esperar”. Esto da al protagonista de la historia dos vertientes muy distintas y conocidas por todos nosotros. Una de ellas es ese aire quijotesco del personaje, y el otro el castellano viejo de la novela picaresca, que esconde su hambre por considerarla indigna.

foto cortesía de: es.wix.com

Ante la lentitud y desidia de la administración del país, junto  con los adversarios políticos, tiene el apoyo de los amigos de su hijo, que le ayudan en la alimentación de un gallo de pelea, que esperan triunfe en la gallera, llevándose unos buenos dividendos de las apuestas. Este animal se convierte en un hilo directo entre hijo fallecido-padres y los antiguos amigos. Es un auténtico símbolo del pueblo, un nexo de unión entre el coronel, la revolución y los vecinos del militar, que vive siempre con el recuerdo presente de su hijo.


     El dibujo es cortesía de: esoterismos.com 



                                       tusamigosenmexico.tumblr.com

El coronel con más paciencia que el “santo Job”, nunca pierde la esperanza de recibir el deseado mensaje, que le hará conservar el gallo para siempre gracias a su pensión de guerra. Aunque la carta nunca llega, el coronel confía “porque nunca es demasiado tarde para nada”.

“El coronel no tiene quien le escriba” fue redactado por Gabo durante su estancia en París (1957) y el manuscrito fue reescrito hasta nueve veces. El autor cobró por esta primera edición en forma de libro (1.961) 500 pesos, no alcanzando la tirada  los 1.500 ejemplares. La historia ha sido inspirada según el autor en la “más pura realidad de Colombia”.

La novela fue escrita en París cuando era corresponsal de prensa del periódico El Espectador, de donde guarda un recuerdo más bien triste. “Había sido una noche muy larga, pues no tuve donde dormir, y me la pasé  cabeceando entre los escaños, calentándome en el vapor providencial de las parrillas del metro, eludiendo los policías que me cargaban a golpe porque me confundían con un argelino…”




Al igual que “Crónica de una muerte anunciada” empieza para mí de una manera única dentro de la literatura universal, comentando al principio del libro el final del mismo…, en “El coronel no tiene quien le escriba” pasa algo parecido, pero con el final. Nuevamente el autor nos sorprende con el mismo y creo, sin temor a equivocarme que…, no hay libro en toda la historia universal de la literatura que termine con semejante frase. (Para eso hay que leer el libro claro). Un auténtico genio.




           noctumar.com

Gabriel García Márquez y Colombia: Nació en Arataca (Colombia) el 6 de marzo de 1928, aunque su padre ha insistido en que su hijo vino al mundo en 1927. Inició sus estudios universitarios en la Facultada de Derecho de la Universidad Nacional de Bogotá en 1947, pero pronto abandonó la carrera.



            Entre 1947 – 1952 publicó unos diez cuentos en “El Espectador” y otros en “Crónica y El Heraldo”. Estos años fueron muy importantes para el desarrollo literario del novelista, sino que también fueron momentos muy críticos en la historia colombiana. Entre aproximadamente 1946 y 1966 Colombia conoció una ola de conflictos políticos y sociales llamada “la violencia”. La consecuencia de este enfrentamiento fue la muerte de hasta 200.000 personas. La principal causa de este conflicto era la rivalidad de los dos partidos políticos colombianos: los liberales y los conservadores. El resultado fue el éxito del líder de los liberales y candidato a la presidencia de la República, Jorge Eliécer Gaitán. El 9 de abril de 1948 Gaitán fue fusilado en Bogotá. La reacción popular fue muy violenta, llamada “el bogotazo”, que causó grandes pérdidas materiales y humanas…, este era el mundo en que se desenvolvía Gabo.





Javier Mateos “Ritarbeyu”, el pequeño guisante.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Petirrojo

El motel del voyeur

Denis Johnson (obituario)

Premio Princesa de Asturias de las Letras 2017

SALVEMOS A LA BALLENA BLANCA (Gerónimo Stilton )