Salas X



Libros inspirados en las Salas X:


Seiscientos tíos. Una reina del porno. Un récord mundial para la posteridad. Una película indispensable para cualquier coleccionista de porno que se precie. Cassie Wright, legendaria reina del porno en decadencia, decide culminar su carrera batiendo el récord mundial de polvos consecutivos con hombres distintos. Seiscientos, ni más ni menos. En una habitación repleta y ruidosa, los señores 72, 137 y 600 aguardan su turno para hacer historia. Cada uno de ellos espera que el breve encuentro con Cassie cambie sus vidas para siempre, pero, como en todas las novelas de Chuck Palahniuk, nada sale como esperaban. Desde el corazón de la industria del porno, un novela hilarante, provocativa y deslenguada del autor de El club de la lucha.

        Yo no he ido nunca  a una Sala X, y en su tiempo me hubiera gustado ir a una de esas salas con todo el morbo que encierra, tanto en tiempos pasados donde podías ser mal mirado, y en estos tiempos modernos, donde todo vale, donde todo bajo mi punto de vista está “pasado de rosca”, entonces que no te quepa ninguna duda, ‘también serías mal mirado’.

      Es bastante interesante ver al personal que disfruta de esas salas, que no les importa el qué dirán, (que suerte la suya, así con un par, sin ningún complejo) son de ese tipo de personas que van a lo suyo, a su rollo. Estoy convencido que darían para una multitud de personajes en mis historias, (o incluso en las tuyas) cada cual más interesante. A lo mejor si investigamos en sus vidas en vez de inventárnoslas nos darían más de una sorpresa, acabando de sopetón con tantos ‘tópicos típicos’.

Victor Mancini, un estudiante de medicina fracasado, ha diseñado un complejo plan para cubrir los gastos de la atención médica de su madre: fingir que se asfixia con un pedazo de comida en un restaurante para que la persona que acuda a «salvarlo» se sienta responsable de él durante el resto de su vida. Y le pase un cheque. Si se practica en varios centenares de restaurantes, la lluvia de dinero está garantizada. 
Entre una actuación y otra en los restaurantes, Victor también se gana la vida representando el papel de un campesino miserable en un parque temático dedicado a la América colonial del siglo XVIII, acude a un grupo de terapia para adictos al sexo (la mejor manera de conocer mujeres) y visita a su madre, cuya vena anárquica hizo de la infancia de Victor una auténtica locura. 

Un antihéroe en tiempos de insania,


      ¿Cuántos libros se habrán inspirado en las Salas X? ¿Cuántas historias se han desechado? ¿Te atreverías a escribir un relato que se desarrollase en una Sala X?




    No me gustan los libros donde solo se habla de sexo, ya que parece ser  que la mitad de este “pijolero” mundo solo funciona de media cintura para abajo, pero si considero atractivas esas historias donde  siempre hay algo…, donde te insinúan algo. Como decimos por aquí eso sí que ‘presta’.

Hay para todos los gustos y yo ya no sé que decir...

  • • ¿Como se amaba en la antigua Roma?
  • • ¿Cómo se besaban los enamorados?
  • • ¿Se llevaban rosas rojas a la primera cita?
  • • ¿Qué ocurría la noche de bodas?
  • • ¿Qué astucias utilizaba una mujer para seducir a un hombre?
  • • ¿Y para ser infiel a su marido?
  • • ¿Cuáles eran las posturas preferidas en la cama?
  • • ¿Es cierto que existían la lencería, las prostitutas de lujo, los afrodisíacos y los juguetes eróticos?
  Son parte de nuestra historia, parte de nuestra imaginación, pertenecen a viejos tiempos que nunca volverán. Vuelvo a repetir, yo nunca he estado en una Sala X, conversaciones subidas de tono cuando dejábamos la niñez, escalofríos adolescentes, donde nos imaginábamos lo inimaginable. Qué lástima, pues ahora todo está a golpe de móvil, de teclado…la puñetera civilización con su alta tecnología nos está arrinconando, incluida la imaginación, tan esencial para escribir, tan esencial para leer, tan esencial…


Entre la esclavitud sexual y la sumisión

Quien no se acuerda de Nadiuska, un gran mito sexual del cine español del destape de nuestros años 70.´s




Comentarios

Entradas populares de este blog

El viaje de los "Cuerpos Celestes"

Las claudicaciones: Angelina Gatell

La nueva misión.

El signo del gato

Suliko (Alma)