Una cuestión personal


“Sentí abnegación por Kenzaburo Oé cuando supe de su abnegada entrega a la recuperación de su hijo enfermo hasta integrarlo al mundo creativamente, lo que le permitió a él mismo comprender el lugar supremo que los inocentes desempeñan en nuestra vida, como lo revela “Una cuestión personal”…
(Ernesto Sábato)







Ficha técnica:

Título: “Una cuestión personal”
Título original: “Kojinteki na taiken” (1964)
Autor: Kenzaburo Oé
Editorial: Anagrama (1989)
Editorial de la edición leída: Planeta DeAgostini (2003)
El ejemplar vino acompañado con la edición de un periódico.
Comentario sobre el libro: Ernesto Sábato




Como Apollinaire, mi hijo fue herido en un campo de batalla oscuro y silencioso que no conozco, y ha llegado con la cabeza vendada. Tendré que enterrarlo como a un soldado muerto en combate.
Bird continuó llorando.
(pág. 37)

   Normalmente en la mayoría de las historias el autor nos va desnudando al personaje según va transcurriendo nuestra lectura, pero en este caso sucede todo lo contrario, Kenzaburo hace que los protagonistas se desnuden ante nosotros mostrando todas sus miserias, todas sus particularidades que los definen desde un principio, mostrándose tal como son, en un mundo de temores interiores e inseguridades.

    Un relato en donde un hombre poseído por el alcohol, (no voy a desvelar nada más) que responde al nombre de Bird, y una mujer, Himiko que va en busca del orgasmo perfecto, no parece que llame mucho la atención, ya que puedes pensar en: Otra historia con más de lo mismo, pues no, no es más de lo mismo. Es diferente, atrayente, ya que estás esperando el momento en que te preguntas: ¿Hasta dónde van a llegar estos dos…?

  


    Kenzaburo nos lleva a su mundo, un extraño mundo que introduce a sus protagonistas en una espiral que nunca parece tener fin, y que tanto a Himiko como a Bird les importa un bledo el destino que están tomando sus vidas, porque son unas personas con unos sueños por cumplir, con unos sueños incumplidos que les llevan a la desgana de la vida, a estrellarse contra un muro sin remedio.


es.pinterest.com
Autor: Koukei Kojima (acuarela)

    Al final, cuando los dos protagonistas se encuentran con un conocido de ambos, muy amigo de Bird en el pasado, (no voy a comentar su nombre) la novela da un giro inesperado, provocando que cada uno de ellos (Bird e Himiko) den un giro a su “estúpida” existencia, a su desastroso “deambular” por el mundo. Una vuelta de tuerca, que harán conforme a lo que ellos desean hacer en sus vidas, cada uno según sus sueños, cada uno según sus circunstancias, debido a que han visto no solo su desnudez, sino también sus valores, que como todos vosotros sabéis son jerárquicos, y por tanto los ponemos en el orden que cada uno cree conveniente a sus ideas y educación.

    En fin, una bonita historia de fácil lectura, de esas que se leen de un tirón y merece la pena tenerla en la estantería, siempre a mano para hacer una buena relectura. 




Acuarela de Koukei Kojima




Comentarios

  1. Socialización, maravillosa palabra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucho por hacer, ya que muchas personas están sin socializar, y no admiten en nuestra cultura a las personas con discapacidad en especial la intelectual.

      Eliminar
    2. Nos acerca a otro tipo de sensibilidades...

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Una librería en Berlín

No pasó nada (Nao foi nada)

Una casa en Bleturge

El signo del gato

La biblioteca de los libros rechazados