Mijaíl Bulgákov



Paseando por Rusia V: 
    
Respondía al nombre de Mijaíl, y fue un escritor y dramaturgo soviético que vivió (como pudo) en la primera mitad del S.XX. “El maestro y Margarita” es su obra más conocida. Nació en Ucrania cuando este denostado país pertenecía a lo que antes era conocido como el “Gran Imperio Ruso”, conociendo épocas muy buenas y otra que… no tanto.

     A pesar de estudiar medicina siempre tuvo vocación por la literatura, demostrándolo desde bien pequeño. Vivió la I G.M. en primera línea de fuego como voluntario de la Cruz Roja, y fue herido que se sepa hasta dos veces.




    Este hombre supo lo que era ser enterrado en vida, pues su oposición al sistema de Stalin y todos sus secuaces le trajo bastantes problemas, ya que se mostraba contrario a los métodos utilizados por el régimen político en el cual no tuvo más remedio que vivir. Daba igual lo que escribiera, daba igual lo que pensara, al régimen del “Hombre de Hierro”, uno de los mayores dictadores de la historia, le había señalado con el dedo para silenciarle por siempre jamás. ¿Qué se podía hacer ante tal situación?

   Con mucho valor por su parte decidió escribir una carta al máximo mandamás de los soviets, más o menos decía así. Con valentía declaró lo siguiente:

“Hace diez años que comencé a desempeñar mi trabajo literario en la URSS… A medida que he ido sacando a la luz mis trabajos, la crítica en la Unión Soviética me ha ido prestando cada vez más atención; con todo, ninguna de mis obras, ya se trate en prosa, ya de obras de teatro, ha recibido jamás en ninguna parte juicio aprobatorio alguno; por el contrario, cuanta mayor notoriedad adquiría mi nombre  en la URSS y en el extranjero, más virulentas se hacían las críticas de la prensa, hasta adquirir finalmente el carácter de injurias desenfrenadas… Mis fuerzas se han agotado… Llevado hasta la depresión nerviosa, me dirijo a usted y le pido que interceda ante el gobierno de la Unión Soviética PARA QUE ME EXPULSE DE LA URSS JUNTO CON MI ESPOSA…”

(Esta última frase fue escrita en mayúscula, supongo que para dar mayor énfasis a la misma.)

 (Elena Sergeevna Shilovskaya - tercera esposa de Bulgákov)

    El tirano, como era de suponer reaccionó a su manera; te llamo, te ilusiono y luego por mi parte te puedes ir a freír espárragos. “Enterrado vivo”, ignorado vivo y sin dinero. Así es mi Rusia y aquí es donde debes de vivir mientras yo lleve el bastón de mando. Menos mal amigo Stalin que apreciabas las artes escénicas que si no… Bulgákov sobrevivió a todo eso. En 1940 ciego a causa de su enfermedad le dijo a su mujer: “Lo único que siento es que nadie vaya a leer mis libros”.

Mijaíl Bulgákov fue un gran defensor de la libertad.
Algunos comentan que fue un auténtico outsider de la literatura rusa,  yo más bien deseo denominarle de otra forma, algo que para mí pega más con la vida que llevó, y con todo aquello que tuvo que aguantar, Bulgákov es un auténtico outlaw del régimen y de la literatura de los soviets de su tiempo.

(Casa de Mijaíl  Bulgákov en Kiev, ahora convertida en museo)

Si tenéis ánimo y os gusta la literatura rusa, ya sabéis aquí hay material suficiente para pasar un buen rato y no sentirse defraudado. Felices lecturas y… a la caza de buenos libros para vuestra biblioteca.

      

       

Comentarios

  1. La política es una cosa y el arte otra. Ritarbeyu, recuerda que cada lobo suele proteger el rebaño de ovejas que tiene a su cargo a su manera.

    ResponderEliminar
  2. La política y el arte siempre serán dos cosas bien diferenciadas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Dama Azul

El laberinto de agua

La mala educación

El signo del gato

Todo Modo (Leonardo Sciascia)

A vueltas con Ferlosio