Dolmatovsky



Paseando por Rusia IV:


(Esta página está en inglés)


  Este poeta y letrista de canciones populares rusas, que responde al nombre de Yevgeniy  (1915-1994) me ha creado algunos a la hora de escribir este post, esta entrada porque puedo ver al hombre, a la persona desde dos puntos de vista totalmente diferentes. Me explico:

1.  ¿Sirvió y creó a plena conciencia toda su obra sin ningún tipo de ataduras sabiendo todo lo que hacía, creyendo en aquello que escribía? ¿Eran sinceros y leales todos sus sentimientos?

2.  Viendo los tiempos tan críticos y difíciles en los cuáles le tocó vivir, momentos de pijamas bajo la ropa, maletas preparadas teniendo la creencia de que nunca jamás regresaría para estar con sus seres queridos, y el simple hecho de que había que VIVIR, ¿sacrificó todo su arte en servir a un régimen dictatorial que muchas veces pedía lo imposible a sus súbditos? Digo bien, súbditos, los cuales les servían con la máxima obediencia.



   Yo creo más bien en el segundo caso y lo hizo muy bien, componiendo y creando canciones que llegaron a ser muy populares entre el pueblo, alcanzando el reconocimiento del mismo, y sobre todo del siempre presente “tenebroso Politburó”, que supo agradecérselo, otorgándole seis veces los Premios Stalin, y la Orden de Lenin a intervalos regulares de diez años; 1946, 1956, 1966.

Entre sus obras más conocidas podemos destacar las siguientes:

“Anhelo de la Patria” – Con música de Shostákovich (1948)

El tema musical de la película “Balada de Siberia”.

Otro tema musical más…”Encuentro en el Elba”.

“Canto en los bosques” – Con música del compositor ruso (obviamente) Shostákovich – Opus 48 (1949)

“La Patria escucha” – También con Shostákovich. Esta canción es de “Cuatro canciones sobre versos de Dolmatovsky”, para voz, coro sin palabras y piano – Opus 86 (1951) Archiconocida en toda Rusia porque la cantó el astronauta Yuri Gagarin cuando lo lanzaron de un “pepinazo” al espacio exterior, y la cantó mientras daba vueltas a la tierra como primer hombre en el espacio. (Si hay marcianitos allí arriba, sería lo primero que escucharon.)
¿Qué eran esos Premios Stalin con los que fue reconocido por su Gobierno, por su gran labor hacia su política totalitaria?
Hagamos un poco de historia…

   Estos premios, con un nombre muy rimbombante – “Premio Estatal de la Unión Soviética”, (Premios Stalin); se concedían en cinco ramas bien diferenciadas, que eran: Ciencias, Matemáticas, Literatura, Artes y Arquitectura.

   Se establecieron en la fecha de 9 de septiembre de 1966, siendo en su tiempo el principal honor que concedía la Unión Soviética, y que no debemos de confundir con otros premios muy parecidos que eran los Lenin (cuidadín con eso), y estos galardones, me refiero a los Stalin tienen su “miga”, porque se concedieron entre los años 1941 a 1954, pero como llegó la desestalinización (menuda palabra), y el mal culto a la personalidad que se practicó en el país mientras vivía el dictador del bigote, se decidió toda referencia a estos premios fue borrada de un plumazo, vamos que… borrón y cuenta nueva, pasándose a llamar “Premios Estatales de la Unión Soviética”. A los mandamases del momento se les ocurre la feliz y genial idea de solicitarles la devolución del premio, (¡menudo marrón!) a fin de entregarles el nuevo Premio del Estado de la URSS.

   Como si fuéramos al “cole” se entregaban en las categorías comentadas al principio de este punto pero con categorías, es decir, primera, segunda y tercera (así sabríamos quien era el más listo de la clase), perdón de la categoría (o los que más gustaban a los señores dirigentes del momento.) Esto no termina aquí, así de esta guisa, lo mejor llega ahora, ya que cada república soviética tenía sus propios premios, que eran muy parecidos a los que otorgaba el Comité Central. Los premios tomaban los nombres de los artistas o escritores, o lo que fuera más insignes de la susodicha república para su denominación oficial. Sin ánimo de ofender, y que a nadie le parezca mal como hacemos hoy día en las diferentes Comunidades Autónomas que forman nuestro singular país. No hemos creado nada, vamos, ya sabéis que todo está ideado, tan solo hay que dar unos toques con la idiosincrasia de cada uno de nosotros. Sí el día de nuestras autonomía el gobierno del Principado de Asturias me concede el galardón digamos que… “La Chueca Plateada” o la gran “Madreña de Oro”, junto con el “Asturiano Cantarín” que son tres premios importantísimos tener bien claro que yo no los voy a rechazar, vamos, con lo que voy a presumir después. Los estoy esperando con los brazos abiertos, y ¡me da igual cual sea el primero que me dan!


Sellos conmemorativos de los Premios Lenin y Stalin

   Ahora bien, como no me puedo aguantar, me gustaría hacer una de esas largas preguntas que a veces se me ocurren. ¿En tiempos de Stalin, en los de “el culto a la personalidad”, si este era georgiano cómo actuaba esta república? ¿Duplicaba los premios…?

   Interiormente no sé cómo se sentiría el señor Dolmatovsky al recibir tanto premio. Seguro que sus verdaderas impresiones se las guardaría para sí mismo, o para ese cuarto de las blasfemias que todos tenemos escondido en nuestra casa, y que es para uso particular nuestro. Siendo muy osado y una vez efectuadas las salutaciones de rigor, supongo que se acordaría de la familia de más de uno en “fila india”, y en el más de los absolutos silencios.

   Para finalizar pienso muy particularmente por mi parte que fueron unos Premios Nobel o Princesa de Asturias muy “a la rusa”, al sentirse tan apartados del mundo, de un mundo a los que ellos dieron la espalda, y a aun mundo que apartaron de sus artistas más geniales en beneficio del poder, en beneficio de esa frase que tanto repito esta temporada y que vais a odiar tanto como yo.

“El arte pertenece al pueblo, el arte nunca pertenecerá al arte”
(Más o menos es así -  V.I. Lenin)
En este aspecto, y sin ganas de crearme ninguna polémica me gustaría decirte que “estabas mejor callado”.




Comentarios

  1. Primero fue la Rusia de los zares, luego la pobre Rusia de los dictadores comunistas, y ahora con Putin I "El Grande" parece ser que muchos lo defienden, no entiendo nada, y nunca entenderé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie está libre de nada, si es por el contrario tira tú la primera piedra.

      Eliminar
  2. Uno tiene que vivir, es la p...vida. Es así ¿no?, hay que saber escoger o ellos o tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida es uno de los bienes más preciados...

      Eliminar
    2. A lo mejor creía en el régimen y en el sistema.Tú has pensado que a lo mejor le gustaba todo cuanto hacia.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Dama Azul

El laberinto de agua

La mala educación

El signo del gato

Todo Modo (Leonardo Sciascia)

A vueltas con Ferlosio