De Profundis





   La relación que mantuvo con Lord Alfred Douglas (Bossie) le llevó a la cárcel en 1895. Wilde denunció al padre de su amigo por difamación, pero por ‘casualidades’ del destino el proceso se volvió en su contra, y fue derechito a prisión durante un periodo de dos años, realizando trabajos forzados por la acusación de sodomía. En este lapsus de tiempo escribió ‘De Profundis’.

   Dicen que dependiendo del tipo de lector se puede definir esta obra de diferentes maneras, de una forma o de otra. En un principio me pareció que hacia una tremenda acusación (directa) contra el vividor y sibarita de Lord Alfred Douglas, que vivió como un parásito a costa de Wilde que le pagaba todo tipo de caprichos a sabiendas que le llevaba directamente a la ruina.

Lord Alfred Douglas (George Charles Beresford 1903) 

   Al final veo a Oscar Wilde como un pobre enamorado y despechado, que no reconoce su grave error al mantener relaciones con semejante tipo, que no tiene ninguna virtud, y hay algo extraño que le sigue atrayendo hacia él.  Lo raro es que sigue acusándole de todos sus males, extraña esta mente humana nuestra.

   La anticuada sociedad de su tiempo, tan anquilosada como la nuestra, no supo entender ciertos comportamientos, y la doble moral, el doble rasero no se aplica de la misma manera para todas las personas, sino según el momento y las circunstancias, eso fue lo que acabó ‘matando’ literalmente a uno de los mayores genios que han dado los siglos.


   Perdonarme por lo que voy a decir en estos momentos, podéis odiarme también, pero pienso que Wilde se excusa, se lamenta de sí mismo, y de la pobre condición en la que ha caído. Considero a “De Profundis” una gran e inmensa carta de amor no correspondido, en donde reconoce que esa relación le ha llevado no solo a la ruina económica, también personal, ya que perdió la custodia de sus dos hijos. Además, su madre falleció mientras en se encontraba encarcelado, arruinado en todos los sentidos, en fin, una verdadera calamidad…

Cárcel de Reading

Cuando encarcelaron a Wilde, el nombre de Oscar era un apelativo de vagos. Como todos los genios que ha dado la historia murió solo y triste, en la más oscura de las miserias, y en mi opinión ‘no hemos cambiado nada’.




Comentarios

  1. Siempre Wilde, siempre eterno, siempre esa pequeña gran obsesión.

    ResponderEliminar
  2. La sodomía siempre fue una gran acusación y una grave acusación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuvo la mala suerte de encontrarse con un verdadero parásito como era Alfred Douglas, quito lo de Sir porque no se lo merece...

      Eliminar
    2. He querido decir Lord, pero de Lord no tenía nada,mil perdones por el error.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Una librería en Berlín

No pasó nada (Nao foi nada)

Una casa en Bleturge

El signo del gato

La biblioteca de los libros rechazados