Día Internacional de la Biblioteca 2016




         Al comenzar estas líneas me he acordado de unas palabras del gran RayBradbury, cuando le preguntaron por qué escribía y el respondió más o menos así. “Escribo por el gran placer que me produce el ver a mis libros apoyados en los lomos de los grandes autores”.

      Todo esto viene a cuento por el hecho de que hoy es el Día Internacional de la Biblioteca, y a todos nosotros nos produce un inmenso placer recorrer sus estanterías, viendo a los grandes autores, a los grandes títulos apoyados unos sobre los lomos de los otros, para deleite de nuestra vista, de nuestros gusto, que rápidamente hace que estiremos nuestra mano para cogerlo, para llevar ese o esos libros a casa y disfrutar de su lectura. ¿Se puede pedir algo mejor? Para gustos colores…





        Tenemos la gran suerte de que en nuestras ciudades, en nuestros barrios tengamos estos grandes oasis de cultura, conocimiento y deleite literario, que tenemos que utilizar más a menudo, ya que contienen montones de historias, aventuras, tragedias, y, también amores. Horas de lectura que no hay palabras para agradecer todo aquello que nos dan.






        En estos tiempos de crisis hemos notado los recortes en nuestras bibliotecas públicas, como en la sección de novedades, donde han disminuido las mismas, menos mal que la editoriales, en especial las pequeñas, hacen grandes esfuerzos, mediante donación de libros, para que todos conozcamos sus nuevos títulos y a sus autores.



        Nunca dejemos de visitar estos lugares, de utilizarlos mediante el disfrute de sus volúmenes, y apoyándolos en todo momento, no ya para que desaparezcan, porque ningún gobierno es tan “burro” de abandonarlos a su suerte, espero que esto nunca suceda, porque creo que entonces estaríamos viviendo un historia de ciencia ficción, pero si mediante nuestro agradecimiento por todo lo que nos dan, y sobre todo y ante todo, que nunca falte ese apoyo económico, para su sostén, para su mantenimiento, para poder seguir disfrutando de excitantes y extraordinarias lecturas.

        Que en este maravilloso día
acudáis a la Biblioteca de vuestra localidad
 y encontréis
ese maravilloso libro que tanto ansiabais leer.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Una librería en Berlín

No pasó nada (Nao foi nada)

Una casa en Bleturge

El signo del gato

La biblioteca de los libros rechazados