John Willian Polidori






     Fue un médico y escritor inglés de corta vida (1795-1821). Tuvo el privilegio, por cosas del destino, de ser el médico personal del escandaloso Lord Byron, recogiendo en un diario las incidencias de los viajes que este grande de las letras británicas tuvo por  Europa. Fueron amigos íntimos, aunque se conoce de buena mano, dicho de otra forma, según fuentes fidedignas, que Byron se burlaba de él como médico, y criticaba las piezas de teatro que Polidori escribió, y a fuer de ser sinceros los entendidos decían que eran muy malas, que le vamos hacer.

       Hay días que pueden ser grandes días, y el 17 junio de 1816 tuvo lugar el “maravilloso” incidente que dio lugar a que naciera una de las novelas de terror más aclamadas de toda la literatura universal, el “Frankenstein” de Mary Shelley, (en la ya archiconocida y famosa Villa Diodati), cuando Byron tuvo la feliz idea de proponer que cada uno de los ahí presentes era capaz de escribir una buena novela terrorífica, y no solo lo consiguió la ya mencionada Mary, sino también el muy creído de Polidori con su obra “Ernestus Berchtold o el moderno Edipo”, que quedó ensombrecido debido al gran nivel mostrado por “Frankenstein o el moderno Prometeo”.





       Fuentes sin comprobar, o como ya dije unas líneas más arriba  no fidedignas, parezco un presentador de telediario, aseguran que la amistad que ambos mantenían quedó finiquitada porque Polidori quería sobornar a Lord Byron con favores sexuales, algo que demuestra que esta sociedad en la que vivimos no ha cambiado ni un pimiento con el paso del tiempo, y así seguiremos por los siglos de los siglos.

“El vampiro” (la novela de Polidori), fue publicada en 1819 sin la consiguiente autorización del autor, teniendo un gran éxito, una historia que caló en el publico, que al final  siempre es el que manda. Luego vino el escandalazo padre cuando se le adjudicó la autoría del mismo, ya que todo el mundo pensaba y creía que semejante historia solo podía venir de la pluma de un  gran Byron.




Cuando leemos esta narración podemos ver algunos rasgos del “amigo” Byron en el personaje principal. ¿Se puede considerar una venganza  por parte de Polidori por haberse sentido “rechazado” por tal genial personaje? Polidori se suicidó tomándose un buen trago (lingotazo) de ácido prúsico. La familia para evitar los dimes y diretes de la época (y menuda época le toco vivir al personaje), borró todas las huellas del suicidio.

“Phantasmagoria” pasará a la historia de la literatura como la obra que dio pie a crear dos grandísimas narraciones que siempre quedarán en la eternidad. (Menuda envidia), y la noche del 16 al 17 de junio como la noche de todas las noches. Esa noche de leyendas y fantasmas alemanas que pusieron de acuerdo a este grupo, que ya está en los cielos literarios como… inspiración para un reto, un gran reto propuesto por Byron, y os recuerdo que ese reto consistía en que alguien del grupo pudiera escribir por separado una historia terrorífica, historia que solo pudieron cumplir dos personas, la señora Shelley y el desconocido Polidori. La literatura no solo de terror sino también vampírica siempre les estarán agradecidos.




“Villa Diodati”: Es una casa a orillas del lago Ginebra, y ya había sido residencia de otros ilustres personajes como John Milton, Rousseau y Voltarie. ¿Curiosidades de la vida…? En esta villa fue alquilada por Percy Bysshe Shelley, (el marido de la creadora de Frankenstein) y de su mujer, la que se echó por novio a este grandullón con cara bobalicona.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Una librería en Berlín

No pasó nada (Nao foi nada)

Una casa en Bleturge

El signo del gato

La biblioteca de los libros rechazados