El regreso del Catón.




Ficha técnica:

Título: “El regreso del Catón”
Autor: Matilde Asensi
Lengua: Castellano
Género: Acción y Aventura
Editorial: Círculo de Lectores (Cedida por Ed. Planeta)
Encuadernación: Tapa dura
Págs: 598
Año de edición: 2015
Foto de la Autora: Gregorio A. Sebastian
Foto de sobrecubierta: Departamento de Arte y Diseño Área Ed. Grupo Planeta
ISBN: 978-84-672-6495-1
www.circulo.es

Argumento:

   Ya han pasado quince años desde la gran aventura que les marcó por siempre jamás. Ottavia y Farag después de dar algunos tumbos por el mundo, debido en parte a las presiones del Vaticano, y una vez alcanzada la fama mundial debido a su descubrimiento de la tumba de Constantino, llevan una apacible vida impartiendo clases como profesores en la U of T (Universidad de Toronto.)

   Pero esta felicidad, tranquilidad más bien diría yo, termina de repente cuando llaman a su puerta dos extraños personajes, un matrimonio de edad ya avanzada, llamados Jake y Becky, más conocidos  como los millonarios Simonson. Como no quiero hacer spoilers de ninguna clase, solo diré que la singular pareja les mostró algo muy especial, y ese “algo” tiene tanta importancia que lo ponen en conocimiento de su antiguo amigo, el Catón de los staurofílakes que no es otro que nuestro ya conocido Kaspar, y de apellido impronunciable. Con la llegada del Catón podemos decir que comienza una nueva gran aventura para los tres reencontrados amigos.



   Y esta consiste en que…, por encargo de los archimillonarios Simonson deben, tienen que encontrar los osarios de Jesús, su madre y de sus hermanos, lo que hará poner a prueba, sólo si estos son encontrados, claro está, la fe de gran parte de la humanidad, en especial la de Ottavia con una fe demasiado extrema, ya que tenemos que recordar como muy bien dice ella: “He entregado una buena parte de mi vida a Dios.”

   Nuestra historia es lineal y podemos dividirla en tres grandes bloques: Uno introductorio, donde la autora nos narra como les ha ido en estos quince años a los protagonistas, otro, el segundo, donde los personajes van dando saltos por el mundo buscando donde pueden estar los malditos osarios, y finalmente el tercero, el dedicado de nuevo (como en el primer Catón) a esos particulares “Juegos Olímpicos”, en donde los tres amigos, acompañados de Gilad un arqueólogo israelí, Sabira una componente de la “Secta de los Asesinos”, y Abby la nieta de los Simonson intentarán pasar por las ocho pruebas, que están basadas en las Bienaventuranzas del Evangelio de Mateo, y les llevarán a la extenuación.


   En el libro hay alguna que otra sorpresa, más Isabella, la querida sobrina de Ottavia que ya es toda una mujercita (y ya no os puedo decir más), y Linus el pequeño hijo de Kaspar el Catón.


Sobre el libro:

   Intentaré ser lo más ecuánime posible, y como dice mi hija “abre tu mente papá.”

   La introducción que hay al comienzo del libro sobre como les ha ido en estos últimos quince años es necesaria. Así sabemos como les fue a todos ellos, y de esta forma no es necesario leer el primer libro sobre las aventuras del Catón, por lo que podemos tener perfectamente en nuestras manos esta singular historia sin necesidad de leer por narices la primera entrega.

   Mirando los comentarios de muchos lectores en los diferentes blogs literarios que por suerte tenemos en la red, digamos que acusan a la Sra. Asensi de pecar de erudición, y que en el libro hay demasiados datos, demasiados nombres que no llevan a nada, que sobran unas cuántas hojas en la historia. Ahora bien, voy a lanzar como siempre una de esas largas preguntas que te dejan sin respiración. ¿Cómo vamos a saber lo que ha ocurrido durante todos esos años con los osarios que se encontraban desaparecidos, perdiéndose cualquier tipo de pista sobre ellos? Ya podéis respirar. ¿Habéis pensado que un hallazgo arqueológico tan importante como ese, según la historia no podía permanecer oculto por siempre jamás en el mismo sitio año tras año?



  Todos evolucionamos, cambiamos (por suerte.) ¿Pensamos o actuamos igual que hace quince años? Ottavia antes era una monja mojigata y pacata (con todos mis respetos hacia las señoras monjas.) Con el paso de los años se ha convertido en una señora de su casa, que día a día tiene que luchar por “buscarse las alubias”, por ganarse el pan de cada día. Normal que quiera ganar premios, querer a su marido y tumbarse a leer el sofá. (No pienso descubrir más del personaje porque si no fastidiaré la lectura a más de uno.)

    Como peros a la historia, que los tiene, diré que las pruebas basadas en las Bienaventuranzas algunas no son creíbles, y salvo excepciones (que veréis en el libro), ninguno de nuestros personajes principales tienen edad para hacer “el tonto mañanero” (¿50-54 años?). Lo comento porque a mí me hacía gracia ver a Indiana Jones en una serie de situaciones que no pegaban ni con cola, haciendo el ridículo en sus últimas “pelis”, hay cosas que no pueden ser.


       Me quedo con las ganas de ver como podían interactuar los malos muy malos con nuestros amigos, pero en fin otra vez será.

       Volviendo a las pruebas, hay tres de ellas que se  ven venir. Quiero pensar que es muy difícil mantener siempre la tensión a tanto nivel, uno (perdón una en este caso no puede ser tan pluscuamperfecta.)

       En cuanto al final, es el adecuado, el perfecto, el deseado. ¿Cómo quieren algunos que termine la historia…?


Conclusión:

       Matilde Asensi tiene legión de seguidores, de admiradores, de apasionados lectores. El fin de un libro es que sea leído, y no hay que olvidar que “ser vendido”. Por tanto la Sra. Asensi escribe por para sus lectores, para hacerlos soñar, viajar e incluso divertirse cuando tengan alguno de sus libros entre las manos, teniéndolo como oro en paño. Los lectores al final son los que mandan y deciden.

P.D.

       Antes de que se me olvide, y no quiero ser repetitivo, pero hay que ser muy valiente para dar esa “vuelca de tuerca” a la narradora principal de la historia, Ottavia Salina, nuestra particular heroína. La ha hecho más humana, más imperfecta, más cercana al planeta tierra, siendo una habitante más de la misma. ¡Menos mal hombre!






Comentarios

  1. Siempre estarán con nosotros, nuestros grandes héroes.

    ResponderEliminar
  2. A mí personalmente me gustó bastante el primer libro, como que todo era mucho más fresco, ¿me explico?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Una librería en Berlín

No pasó nada (Nao foi nada)

Una casa en Bleturge

El signo del gato

La biblioteca de los libros rechazados