Los caballos de Dios.





Ficha técnica:

Título: “Los caballos de Dios”
Autor: Mahi Binebine
Título original: “Les Etoiles de Sidi Moumen ” – 2010
Traducción: María Teresa Gallego Urrutia y Amaya García Gallego
Editorial: Alfaguara
Categoría: Novela
Publicación: noviembre de 2015
Págs. 160
ISBN: 978-84-204-1352-5
Encuadernación: Tapa blanda o de bolsillo
Lengua: Castellano
Dimensiones:
Diseño de la cubierta: Getty Images 

Sinopsis:

         Yashin y su pandilla son “Las Estrellas de Sidi Moumen”, un equipo de fútbol que les proporciona los únicos instantes de brillo en sus vidas deslucidas. Ha crecido en Sidi Moumen, una barriada a las afueras de Casablanca, entre diez hermanos, una madre que lucha como puede contra la miseria y un padre recluido en el silencio y la oración. Un infierno terrenal que huele al vertedero que los muchachos han transformado en campo de fútbol, a hachís y pegamento para esnifar, a baños prohibidos en el río al que van a parar las aguas de las alcantarillas o a garajes con motocicletas destartaladas. Cuando les prometen un “acceso directo al Paraíso”, ¿cómo van a rechazarlo?

         Basada en la historia real de los jóvenes autores de los atentados que sacudieron Casablanca en 2003, la novela de Mahi Binebine traspasa la literatura y remueve nuestra conciencia.

Ed. Alfaguara



Que se ha dicho sobre el libro:

“Binebine cuenta con humor y dulzura la vida de estos seres olvidados por el reino de Marruecos. Con talento y precisión, no deja de lado ningún detalle, por muy doloroso que sea.”
(Francoise Sergent: Libération)

“Una novela que resulta imprescindible en estos tiempos en que el yihaidismo monopoliza el terror del mundo occidental. Es de un realismo escalofriante.”
(Jordi Soler: El País)

“Binebine nos pasea por todos los rincones de Sidi Moumen y nos descubre un mundo rico en colores, sabores y olores. Una hermosa historia narrada por una pluma elegante y alejada de todo maniqueísmo.”
(E. Flory: Le Magazine des Livres)



Mahi Binebie :

       Nació en Marrakech en 1959. Estudió Matemáticas en París pero más tarde decidió dedicarse a la pintura, la escultura y la literatura. Algunas de sus obras forman parte de la colección permanente del Museo Guggenheim de Nueva York, ciudad en la que residió durante varios años. La detención de su hermano Aziz por su participación junto a un grupo de jóvenes oficiales en el fallecido golpe de Estado contra el rey Hasán II  y su brutal encarcelamiento le marcaron profundamente.

          Su primera novela, Le Sommeil de l´esclave (El sueño del esclavo), fue galardonada con el Prix Mediterraneé. La siguieron Les Funérailles du lait (Los funerales de la leche), L´Ombre du poéte (La sombra del poeta), La Patera , Polen (Premio de la Amistad Franco-Árabe), Terre d´ombre brúlée (Tierra de la sombra quemada), Las historias de Marrakech, Los caballos de Dios y Le Seigneur vous le rendra (El Señor te recompensará). Galardonada con el Premio de Novela Árabe en 2010, Los caballos de Dios fue llevada al cine por el director Nabil Ayaouch, y la película fue premiada con la Espiga de Oro de la 57 edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid, y el Premio François-Chalais del Festival de Cannes.

Con la estatura de un chiquillo de doce años, las piernas combadas y flacas y una cara angulosa que los rasgos negroides se comían, llevaba consigo esa expresión sombría propia de quienes nacieron para ser desdichados.
(descripción de Fuad)

Me costaba imaginarme a mi padre en el mundo de los vivos y a Yemma como una mujer enamorada.
(pág. 41)



Venía a despedirse de nosotros. Se alzó un barullo en señal de protesta porque las mujeres no pueden entrar en el cementerio los días de entierro. Yemma no hizo caso; avanzó despacio, como un funámbulo por la cuerda…
… como si fuera a escupir por fin los sollozos que llevaba lustros reprimiendo en la garganta. Pero no hizo nada de eso
(págs. 65-66)

         Cuando se describen las cosas de forma sencilla es cuando mejor se escribe, cuando mejor se pueden explicar las cosas y las situaciones, mirar un ejemplo de esto, cuando el protagonista de nuestra historia Yashin comenta sobre su estado de enamoramiento:

No me enseñaron palabras para nombrar la belleza de los seres y de las cosas, la sensualidad y la armonía que los ensalzan. Y resulta que este fantasma enamorado que soy ahora siente la necesidad fútil de explayarse. De contar por fin esta historia que rumia mi pensamiento desde el día de muerte.
(pág.72)

Ella me metía disimuladamente un billete en el bolsillo porque sabía que estaba sin blanca, y que era más elegante que pagase el hombre. Se negaba a que la diera el cambio.
(pág. 83)


       Cuando un libro te llama y se produce ese ansiado flechazo, se produce una serie de factores que son indescriptibles, casi inenarrables para el lector, y eso fue lo que ocurrió en mi caso, ya que la historia llenó por completo todas mis expectativas.

   Fui impregnado de olores, fragancias, sensaciones que me hicieron transportar al mismísimo país del autor, donde pasé a formar parte de sus calles, de sus casas y de reconocer a cada uno de sus habitantes, de sentir la podredumbre de Sidi Moumen, con su insalubre vertedero a la vista de todos.

       Un libro sencillo, con una historia lineal y atemporal, con personajes bien marcados, frescos y naturales, que bien podían ser tus vecinos de enfrente. En estos tiempos de islamofóbia, de anti-islan, existe un por qué, mejor dicho una realidad, una realidad que aboca a los jóvenes a ser capturados por unos seres malvados, que les hacen ver que toda su pobreza, que la triste realidad donde viven es consecuencia de Occidente, de su opresión contra los pueblos creyentes en el Profeta, llenándolos de ira y violencia, por lo menos esas son las conclusiones que yo he sacado, y que me han enseñado mucho. Creo que lo mejor que podíais hacer era leer esta gran historia, y “entablar contacto” con Yashin el protagonista del libro, porque lo explica muy claramente, sin dejar nunca de lado a su pandilla de “Las Estrellas de Sidi Moumen”.

Así empezamos a resbalar por una sombría pendiente hacia un mundo que no era el nuestro. Un mundo nuevo en el que nos íbamos a hundir poco a poco y que acabaría por tragársenos para siempre.
(pág. 105)


     La historia desborda en muchas partes de la misma ternura, amor, tragedia e incluso maldad, pero está escrita de una forma muy bella y hay partes verdaderamente preciosas, (y perdonarme el abuso que estoy haciendo de los adverbios terminados en mente), unos ejemplos muy claros son cuando habla de su amor por Ghizlane, como describe a su barrio y lo trabajadora que es  su madre Yemma.





Este tipo de escritores me gustan mucho, dan tranquilidad al leerlo, y escriben de una forma pausada, aunque esto no es óbice para que digan mucho, he aquí la grandeza de escribir, lo que me hace sentir mucha envidia de ellos, (envidia sana claro está). Para finalizar, felicitar a Alfaguara por su gran acierto al traducir y editar este libro de Mahi Binebine, al cual habrá que tener muy en cuenta, y personalmente decir que no debo de perder mucho tiempo en leer otra de sus grandes historias, seguro que acertamos al hacerlo. 



Contra todo tipo de islamofóbia, de todo aquel que mata en nombre de Dios, no al fanatismo religioso. 

Comentarios

  1. La incultura y la ignorancia producen toda esta serie de cosas, una verdadera pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lástima que quieran dominar a la gente mediante estas dos cosas, hacen de ellos lo que quieren.

      Eliminar
    2. Lástima que quieran dominar a la gente mediante estas dos cosas, hacen de ellos lo que quieren.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El enigma Vivaldi

Andrei Platonov

En busca de New Babylon

Winétt de Rokha

Balzac y la joven costurera china

Aquel gran río Eufrates (Aquele grande rio Eufrates )