En nombre de Dios.





Sobre el libro:

Título: “En nombre de Dios”
Título original: “In God´s name·
Autor: David A. Yallop
Traducción: Sebastián Bel Espino
Traducción del prefacio y la postdata: Carlos Soriano
Lengua: Castellano
Editorial: Círculo de Lectores (Cedida por Ed. Planeta)
Encuadernación: Tapa dura
Págs: 478
Diseño: Winfried Báhrle
Foto de sobrecubierta: Magnum/Zardoya
ISBN: 84-226-4841-5



      Albino Luciani, el llamado “Papa de la sonrisa” moría a los 33 días de haber sido elegido, fue uno de los papados más cortos de la historia. Esto ocurría en septiembre de 1978, según la versión oficial del Vaticano, la muerte de Juan Pablo I fue producida por un infarto de miocardio, para otros fue asesinado. Era  el Papa 263 de la Iglesia Católica. Desde ese momento ese año fue conocido como “el año de los tres Papas”.

   Este libro es el resultado de tres años de investigaciones, que fueron llevadas a cabo por su autor David A. Yallop un escritor de origen católico. Tras estas indagaciones comprobamos que existe una red de corrupción dentro del mismo Vaticano, que es lo que se relata en este libro, y el porqué de la muerte del sumo pontífice Luciani.

    La historia se compone de tres partes perfectamente unidas y enlazadas. Al principio sabemos cómo eran los orígenes humildes de Luciani, como vino su vocación, el paso por el seminario y como fue subiendo escalones dentro de la Iglesia Católica, hasta el Cónclave de 1978, donde termina siendo elegido Papa.


"El Papa de septiembre"

    En la segunda parte del mismo, algo más pesada con demasiados datos técnicos, demasiados números, demasiados datos, donde conocemos a una serie de personajes como son Calvi, Gelli y Sindoma, grandes embaucadores y metidos junto a Marcinkus, Villot y Cody (desde Chicago) en este gran meollo bursátil, en donde está implicado el mismísimo Vaticano. Comentar que todos estos datos son necesarios para comprender por completo la historia y  trama de la misma.

     En la tercera y última se produce el desenlace, desenmascarando a cada uno de los personajes, y las actuaciones de cada uno de ellos, que como un bucle vuelven a incidir vez tras vez en sus míseras actuaciones, incluido el Vaticano.

    “El Papa de la sonrisa”, el Papa que deseaba ver una iglesia pobre y para los pobres, con unas ganas terribles de seguir llevando a cabo el Concilio Vaticano II, de llevar a buen término una gran renovación dentro de la iglesia le llevó a labrar su propia muerte en un tiempo record, ya que la clarificación de las cuentas vaticanas fueron un verdadero problema para él. No voy hacer ningún tipo de spoiler porque el libro realmente merece la pena, aunque como ya he comentado anteriormente hay momentos en que es un poco denso, pero no hay más remedio.


    No creáis que en esta lucha lucha Albino estuvo solo, que va, contó con la ayuda del Cardenal Benelli, y del miembro de la Curia el Cardenal Felici, pero ya no os voy a adelantar nada más. ¡Cuidado durante su lectura!, porque alguna persona puede caerse de su pedestal.


Cardenal Giovanni Benelli (año 1978)
un gran apoyo para el "pobre" Albino Luciani

Cardenal Pericle Felici


El 28 de septiembre de 1978, tras una cena frugal, Albino Luciani se retira a sus habitaciones. En algún momento de la noche o a la madrugada del día siguiente, Luciani muere. La causa de su muerte: DESCONOCIDA.
El Vaticano dijo una mentira tras otra: “Mentiras sobre pequeñas cosas y mentiras sobre grandes cosas”. Todas esas mentiras no tenían sino un único propósito: disfrazar el hecho de que Albino Luciani, el Papa Juan Pablo I, murió asesinado.
(David A. Yallop – autor del libro)



David Anthony Yallop: (1937)

   Católico inglés, está bastante desengañado con la Iglesia. Las teorías de la conspiración sobre la muerte  de Juan Pablo I vinieron por medio  de su libro “En nombre de Dios”, inspirando al mismo tiempo la tercera parte de “El Padrino”.  Con su último libro “El poder y la gloria” que habla sobre el papado de Juan Pablo II no ha sentado nada bien a la comunidad cristiana.

    Es uno de los escritores-investigadores más polémicos de finales del siglo XX. Ha creado libros muy sugerentes que revelan el lado oculto del terrorismo, las drogas y hasta el fútbol, pero su obra más emblemática hasta ahora es de la que estamos hablando “En nombre de Dios”. Ha sufrido una serie de atentados, digamos que “misteriosos”, y sus fuentes de información dentro de la Iglesia Católica han sido removidas de sus cargos o han sido despedidas.



   Mención aparte se merece Marcinkus, este personaje tan particular y peculiar a la vez, del que el autor se centra bastante en el libro, porque era una verdadera “joya”.


bbc.com
El "gorila" Marcinkus junto a Pablo VI (da igual que llueva o truene, digan de  él sapos y culebras, haga frío o calor,  no lo abandonará jamás , es su auténtica sombra.)

(Hijo de inmigrantes lituanos nacido en Cicero-Chicago 1922 – fallecido en Sun City en Phoenix – Arizona 2006), a los 84 años de  edad.

1.    Se le conocía con el sobrenombre de “El Gorila”, (era corpulento, media 191 cm de altura, y como curiosidad, le encantaban los puros), ya que en 1964 se convirtió en el guardaespaldas de Pablo VI, comentan que le salvó la vida en un viaje a Filipinas, y era intimísimo de Pasquale Macchi secretario del Papa.

2.    Pablo VI lo nombró Obispo y más tarde sin ninguna experiencia con el mundo de las finanzas fue puesto al mando del Banco del Vaticano. (Tenía que sanear las arcas de la iglesia, que habían quedado maltrechas tras el Concilio Vaticano II), por lo que fue conocido como “el banquero de Dios”.

3.    Incluso se le ha acusado de ser cómplice del secuestro y desaparición de Emanuela Orlandi, de 15 años de edad, que era hija de un empleado del Vaticano, pero nunca se le pudo imputar ningún cargo.

4.    Se le acusa de buscar dinero para ayudar a los compatriotas polacos de Juan Pablo II miembros del sindicato “Solidaridad”, quitándose de en medio a los comunistas.

5.    Juan Pablo II le nombró Arzobispo y Gobernador del Estado del Vaticano.

6.    Nunca fue a la cárcel porque fue defendido a capa y espada por Juan Pablo II (mediante la inmunidad diplomática). En 1989 cuando estaba a punto de ser promovido a Cardenal, tuvo que renunciar. Ya en los años 90 del siglo pasado pudo abandonar Italia regresando a su país donde falleció.


A Juan Pablo I también se le recordará por los apelativos de “La sonrisa de Dios” y “El Papa de septiembre”.

Como caso curioso decir que fue el primer Papa nacido en el siglo XX y también el último en morir en dicho siglo.

Salió elegido en la cuarta votación, en el Cónclave más corto del siglo XX.

Escogió el nombre de Juan Pablo, y se convirtió en el primer Papa de la historia con un nombre compuesto, de esta forma honraba a los dos últimos Papas, es decir a Juan XXIII que le nombró Obispo, y a  Pablo VI que le nombró Patriarca de Venecia y Cardenal.

Un alto clérigo hablando sobre Luciani llegó a decir “han elegido a Peter Sellers”.

 Era un buen orador, a diferencia de Pablo VI que siempre hablaba como si estuviese exponiendo una tesis doctoral, mientras que Luciani lo hacía con cercanía, e incluso provocaba la risa.


sda289bdc51cab614.jimcontent.com/.../En%20Nombre%20de%20Dios-M...


www.quedelibros.com/libro/23074/En-Nombre-De-Dios.html&adserver=0.18.4-rc1&m=books&sf=ubd_read_books&sid=293&bt=1459154265830&bh=1831038835



Comentarios

  1. ¿Dónde está entonces la religión verdadera? ¿Salteadores en El Vaticano?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El enigma Vivaldi

Andrei Platonov

En busca de New Babylon

Winétt de Rokha

Balzac y la joven costurera china

Aquel gran río Eufrates (Aquele grande rio Eufrates )