El secreto egipcio de Napoleón.



Ficha técnica:

Título:”El secreto egipcio de Napoleón”.
Autor: Javier Sierra.
Editorial: Ramdom House Mondadori (debolsillo) – Primera edición con este formato, junio 2006
Encuadernación: Tapa dura.
Págs. 302
Ilustración de la portada: Napoleón Bonaparte, de Jacques Louis David (Relieve egipcio – Museo de Louvre, París)
ISBN: 13:978-84-8346-162-4
ISBN:10:84-8346-162-5




Sobre el autor:


              Javier Sierra (Teruel, 1971) navega con igual acierto por las aguas de la narrativa, el periodismo escrito, la televisión y la radio. Con siete libros en el mercado, sus relatos –afirma el autor- esconden sus esfuerzos por resolver algunos de los grandes enigmas que nos ha legado la historia. La dama azul (1998),Las puertas templarias (2000) o El secreto egipcio de Napoleón (2002) ya pusieron de relieve su pasión por los arcanos de épocas pretéritas, y lo sitúan a la vanguardia de un estilo narrativo que mezcla admirablemente el rigor documental con la intriga y el thriller. La Cena Secreta (2004), finalista del III premio de Novela Ciudad de Torrevieja, ha supuesto su consagración como novelista, y su paso más firme hacia lo que él llama “narrativa de investigación”. Sus obras se publican en más de treinta países. Si queréis más información podéis visitar la web del autor en javiersierra.com


Jacques Louis David The Emperor Napoleon in His Study at the Tuileries

          12 de Agosto de 1799, Napoleón Bonaparte lleva más de un año aislado en Egipto, Siria y Palestina. Asediado por los ingleses, días antes de abandonar el país de las pirámides, en la víspera de su trigésimo cumpleaños, decide pasar una noche a solas en el interior de la Gran Pirámide, a las afueras de El Cairo.

           Aunque sus biógrafos nunca han sabido qué fue lo que vivió en las entrañas del monumento, esta novela recrea lo que sucedió y lo relaciona con el encuentro que Bonaparte sostuvo cinco meses atrás, en la remota aldea de Nazaret, con los representantes de una misteriosa secta. Allí hablaron de la infancia de Jesús, de su huída a Egipto… y de cierta fórmula para alcanzar la inmortalidad.


           ¿Qué buscó el general Bonaparte en el interior de la Gran Pirámide? ¿Y qué encontró? Este thriller histórico documenta una aventura tan mítica de la “noche egipcia” de Napoleón que deslumbrará al lector
           debolsillo.com

“Una novela realmente atractiva que atesora desde la primera hasta la última de sus páginas la poderosa capacidad de seducción de los enigmas bien contados”.
(La Verdad de Murcia)

           Se puede decir que el libro está basado en este texto de Plutarco que se halla al principio del libro, a partir del mismo el autor desarrolla no solo sus teorías, sino también el argumento del mismo.

No es entonces descabellado que los egipcios sostengan en su mitología que el alma de Osiris es eterna e incorruptible, mientras su cuerpo es repetidamente desmembrado y ocultado por Tifón, e Isis lo busca por todas partes y logra recomponerlo nuevamente. El ser está por encima de toda corrupción así como de todo cambio.
Plutarco

(Iside et Osiride, LIV)



           No es uno de los libros que más me haya apasionado de este autor, pero en algunos momentos me ha resultado pesado, y creo que se repite por momentos en sus temas, de los cuales parte de ellos considero obsesivos. Podemos comulgar con él respecto a sus ideas, y en este libro creo que riza demasiado el rizo. El ser humano es de por sí imprevisible, y la historia la podemos reinterpretar cuantas veces queramos, de la forma que nos de la gana, cada uno a su antojo y conveniencia.

            En sus historias siempre hay conventos, frailes y textos inverosímiles de interpretar, solo al alcance de unos pocos, que interpretados de mala manera pudiera traernos fines funestos, ya que es la verdad oculta, ¿a qué os suena eso…?

La viñeta superior ilustra, de izquierda a derecha, al dios Heh como una representación del mar, una puerta al reino de Osiris...
(El libro de los muertos)

         Napoleón visitando una aldea cuyo nombre es Nazaret, y luego pasando una noche en el interior de la Gran Pirámide de Giza, que le cambiaría para siempre jamás, todo esto adornado al más puro estilo del autor, con sus misterios e intrigas, para envolvernos en una serie de páginas donde intentará llamar la atención de algunos, aburrir a otros y encantar al resto según los gustos de cada uno. En su tiempo me ilusionó, pero ahora, y eso que lo intento, parece que me decepciona con lo que escribe pues espero más de él.

           Es difícil seguir siempre en la misma línea, más aún cuando se ha llegado al gran nivel que tiene, obteniendo éxitos de ventas, pero los seguidores, fans o admiradores, da igual como uno los quiera llamar también se pueden perder. Esto lo digo porque puedo llegar a extraviarme, divagar sería lo más apropiado, entre tanta pirámide, tanto dios extraño y  junto a  insólitas teorías que pudieran sorprender a los no iniciados.

           En resumidas cuentas, buscar la llave de la vida eterna como hicieron los antiguos faraones siglos atrás, me parece un asunto bastante peregrino.



Comentarios

  1. Como se entere Javier Sierra de que le das caña te vas a enterar, no vas a publicar en la vida.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Dama Azul

El laberinto de agua

La mala educación

El signo del gato

Todo Modo (Leonardo Sciascia)

A vueltas con Ferlosio