Tres años



 "La literatura es mi esposa legítima, la medicina mi amante, cuando me canso de una, paso la noche con la otra" 
(Anton Chéjov)


Ficha técnica:

Título: “Tres años”
Autor: Antón Chéjov
Título original: “Tri goda”
Traducción: R. Galiart
Editorial: Espasa
Categoría: Relecturas Narrativa
Publicación: 2005
Págs. 155
ISBN: 84-670-1701-5
Encuadernación: Tapa dura
Lengua: Castellano
Diseño de colección y cubierta: Estudio Joaquín Gallego



        Antón Chéjov nació en la ciudad de Taganrov (Ucrania), en 1860. Estudió medicina en la Universidad estatal de Moscú, pero pronto decidió dedicarse de lleno a la literatura. 

    Escribió obras de teatro y cientos de relatos breves que se fueron reuniendo en diferentes colecciones. Entre sus obras dramáticas más importantes se encuentran: 

La gaviota – 1896
El tío Vania – 1897
Las tres hermanas – 1901
El jardín de los cerezos – 1904
       



De su producción cuentística cabe destacar algunas de las colecciones de relatos más significativas: Los veraneantes y otros cuentos, La mujer del perro y otros cuentos o La fiesta y otros cuentos, entre otras. Antón Chéjov padeció tuberculosis durante toda su vida, y murió en el balneario alemán de Badweiler en la noche del 14 al 15 de julio de 1904. 



       Está considerado el padre del relato moderno, es decir, la narración breve en la que el estado de ánimo o el simbolismo importan más que el argumento.  Durante su época universitaria fue cuando comenzó a escribir relatos y pequeñas escenas humorísticas que posteriormente publicaría en diversas revistas. Chéjov nunca llegó a ejercer la profesión de médico de forma continuada, y debido a la tuberculosis que padeció durante toda su vida se volcó de lleno en la producción literaria.

        A consecuencia de su débil salud, el escritor se vio obligado a abandonar Moscú para instalarse en la región de Crimea, de clima más cálido. También viajó por diferentes balnearios europeos.


      Este relato, que fue en su tiempo desconocido en nuestro país, (publicado en España por vez primera en 1967), se concentran los rasgos más característicos y deslumbrantes de la prosa de Chéjov, al tiempo que nos ofrece una visión deliciosa, reflexiva y profunda de la decadente sociedad rusa de finales del S.XIX
        (Relecturas Narrativa)


     La novela que fue escrita y publicada en el período que va de 1888 a 1895, arranca con una desgraciada historia de amor  entre Alexei Laptiev, un joven moscovita, adinerado y burgués con Julia Sergueérovna, hija de un médico, que no hace más que añorar tiempos pasados. Con este inicio, Chéjov nos va diseccionando y  mostrando cómo era la sociedad de su tiempo, las terribles diferencias entre clases, donde había ciudadanos que vivían como auténticos esclavos, contra una burguesía que lo hacía a cuerpo de rey, no privándose prácticamente de nada. Unos se divertían y otros trabajaban.

  Aunque considero a la literatura rusa, tanto la pasada como la contemporánea como triste, grisácea y pesimista en muchos de sus aspectos, con personajes apocados, en esta novela cabe destacar la gran fisionomía  que hace de sus personajes Chéjov, tanto los principales como los secundarios, siendo igual de importantes cada uno de ellos.
       

La sociedad actual no ha cambiado nada desde el mundo del autor. Gente que no quiere perder sus privilegios, ni evolucionar, recordando lo importante que es y ha sido su pasado. Esto me ha hecho tener presente al castellano viejo, y al español que no hace otra cosa que recordar sus nobles orígenes con el fin de obtener nuevos privilegios.

-“Se había puesto de moda tener pretensiones. Todo el mundo se atribuía méritos. Así, desde hacía algún tiempo, Feodor adoptaba actitudes que ya no eran propias de un simple comerciante, aunque en realidad ya no lo fuera”.

El lenguaje que utiliza en algunos momentos de la obra, el típico de aquella época, lo considero un poco cursi. He aquí unos ejemplos.

1 -Si consintiera usted en ser mi mujer, se lo daría todo, todo… No existe nada, ni puede haber  ningún sacrificio que hiciese por usted. (Con este vocabulario hoy en día, Alexei estaría considerado como un auténtico pacato.)

Sin embargo hay otros realmente bellos y metafóricos. – Los hilos telegráficos zumbaban de un modo lastimero. El bosque, sin embargo, albergaba un silencio profundo.

… la copa de los pinos, en la negrura de la noche, parecía el hielo.

2 – Llamarse así mismo hipócrita y falso al estilo de Moscú. (Según Chéjov, este tipo de personas  eran unos sibaritas estériles, ya que dicen amar la belleza, y sin embargo no hacen nada para asegurar su presencia y persistencia en este mundo.)

3 – La amo más que amo a mi hermana, incluso más de lo que amo a mi pobre padre. Sin ellos podría vivir. Pero sin usted, la vida ya no es vida para mí. No puedo…

El pesimismo de Julia Sergueérovna me ha llamado en algunos aspectos poderosamente la atención: “Seguía lamentándose de la indiferencia de la vida provinciana, tan mísera en acontecimientos y al mismo tiempo llena de aburrimiento, donde se vive a lo que salta, en constante contrariedad, siempre en pecado…”


Adriano Cecioni: Interno con figura (1868)

Clasismo: Las palabras del doctor a su hija.  – “Tú no le amas, ya lo sabemos. Pero, en cambio, piensa que vas a ser rica. ¡Vaya, lo bien que vas a estar!”

La educación para con los hijos: “Las niñas, pálidas y tristes atemorizadas como cada tarde, como cada anochecer, tanto si se hallaban en la oscuridad como a plena luz, estaban acurrucadas en una misma butaca, atentas al menor ruido de la calle. Quizás su padre llegaría de un momento a otro…”

-¿Qué le debemos a tu famosa estirpe de notables?¿Qué nervios, que sangre nos han dejado en herencia?

Para vosotros, en vuestro almacén, me dejasteis sin personalidad desde que era niño, y ahora ya no hay nada que hacer. Soy vuestro.

De este modo (Alexei Laptiev) prohibió pegar a los aprendices y reírse de los clientes.

Una apreciable crítica hacia su país y su forma de ver la historia: - Me dan asco todas las obras rusas, a excepción del monólogo de Pymene, de Boris Godunov.
… cuando lee la historia rusa, ¿no le parece todo muy favorecido, interesante, incluso genial?

Los cambios de ánimo entre sus personajes, que deben ser consecuencia de su mala salud, de su tuberculosis, tocando el tema de la muerte, del final de nuestras días.

-Sí, pero nadie tiene ganas de morirse- dijo Yartsev en voz baja. ¿Ve usted? Nunca he leído un filósofo que me hiciera acostumbrar a la idea de la muerte, a la que considero como la nada y basta. ¡Qué diantre!¡A pesar de todo, todo el mundo se aferra a la vida!

-Deseo vivir, soñar, esperar, subirme adonde sea, deseo todo… La vida es corta, amigo mío. No debemos malgastarla.

No se olvida tampoco de sus vecinos, a los que envía una pequeña andanada de pólvora. – A nosotros, rusos ortodoxos, seres de generoso impulso, ¿nos puede convenir ese montón de doctrinas alemanas o judías? Vamos a ver: ni tú ni yo somos en absoluto unos mataperros. Nosotros, los representantes de una estirpe de comerciantes notables…


Una sociedad que daba a entender hacia donde iba a dirigir sus pasos, camino de un incierto destino y tremendamente decadente. Nos encontramos con personas que buscan sobrevivir, con otras que quieren encontrar su camino en la vida, mientras que unas terceras, las menos, solo buscan aparentar sin esconder apenas tanto su falta de escrúpulos como su hipocresía. Se ve claramente representada en la hipocresía de Panaurov, mediante su red de falsas apariencias. Un libro de fácil lectura que se puede leer casi de un tirón. Un amor no correspondido, un matrimonio por conveniencia, que simplemente busca permanecer, pese a la tremenda incomunicación que existe entre ambos…


…, sobre todo si con aquel matrimonio podía cambiar su vida melancólica, monótona y vagativa en el momento en que la juventud empieza a huir, no era más que una locura, un capricho, una fantasía por la cual quién sabe si Dios podría castigarla. (Tan solo tiene 21 años y toda una juventud por delante)

Julia se encogió de hombros.

-¿Qué quiere que le diga? Nunca he querido mucho a mi marido. Y, a decir verdad, Olga es mi primera pasión.

Otro claro ejemplo de la falta de amor y de compañerismo hacia el esposo y el marido: - Sin embargo, no tiene carácter. Encárenlo con un insolente, con un sinvergüenza, y verá que hombre les queda. Perderá su coraje en un santiamén. Es cierto que los hombres de la especie de su marido son soberbios. Pero no valen para la lucha ni para casi nada.

Me preguntaba por qué el título del libro es “Tres años”, ¿será por alguna de estas frases que se encuentran en el mismo?

-Así es amigo mío. Tengo tres años más que usted y ya es demasiado tarde para forjarse sueños de amor. (Yartsev)

- Cálido afecto que sentía por su hermano y que desde hacía tres años parecía haberse enfriado… (Alexei Laptiev)

-¡Diantres! Si uno perdonase a todo el mundo, al cabo de tres años ya estaría arruinado. (Féodor Stéfanich)

Hay dos frases que me han encantado en el libro.

“Los sencillos son ricos en ilusiones”
(Yartsev)

“El hombre nunca está contento con su suerte”

Comentarios

  1. Hay mucha gente poderosa y sin escrúpulos que son unos auténticos insolentes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El motel del voyeur

Petirrojo

Premio Princesa de Asturias de las Letras 2017

SALVEMOS A LA BALLENA BLANCA (Gerónimo Stilton )

A propósito de Goytisolo