James Salter


   Se nos ha ido a la edad de 90 años en la localidad de Sag Harbour (Nueva York). Fue candidato al premio “Principe de Asturias”, 2014 que recayó en John Banville.

   El gran protagonista de su obra era el tiempo. Su paso inexorable sobre los principios, las pulsiones, los afectos y las verdades de sus personajes, siempre atrapados en el impulso visceral y la responsabilidad moral. En la cuerda floja entre la libertad y el egoísmo.

“Estoy plácido y satisfecho, pero todavía con inquietudes”.
(James Salter)


   James Arnold Horowitz se graduó en la Academia Militar de West Point,(es el instituto de formación militar más antiguo de los Estados Unidos, 1811) formándose como piloto de caza. Fue voluntario en Corea y cumplió en más de un centenar de misiones de combate en una carrera militar de doce años, que al final cambió por la pluma (excelente decisión por su parte), algo que no sé como sentaría a los graduados de tal vetusta institución llamados los “The long gray line” – la larga línea gris-, debido al color del uniforme y la línea lateral continua que los distingue, y estará entre los insignes de la misma como Ulysses S. Grant, George A. Custer Douglas MacArthur, Patton, Eisenhower…


   Tras su primera novela “The Hunters”, basada en su experiencia bélica decidió cambiarse el nombre al de James Salter. Su prosa fue calificada por los críticos como “le mot juste” – la palabra exacta-, teniendo como referentes a Ernest Hemingway, Henry Miller y Tom Wolfe entre otros. Ha sido un auténtico icono de las letras estadounidenses.



Ha publicado novelas como:

“Juego y distracción” – 1967
“La última noche” – colección de cuentos – 2005
“Todo lo que hay” – 2013
“Un deporte y un pasatiempo” – 1967 (Su novela más famosa)

   No era un escritor prolífico, pues prefirió la calidad a la cantidad. Su obra siempre ha sido escasa pero cuidada. Solo publicó seis novelas y dos colecciones de relatos. ¿Se puede pedir más por tan poco…?



   Como anotación final diré algo muy personal, ¿por qué siempre tenemos que saber de una persona y llegar a conocer su obra solo cuando muere? – Diré como defensa de la mayoría que la cultura sigue sin estar al alcance de todos, seguimos siendo igual de cervantinos que siempre, es más importante conocer a un futbolista proveniente de allende los mares, que a un escritor que se quiere mostrar tal como es. Dicho de otra forma, visitamos más los campos de futbol y sus salas de trofeos que las bibliotecas de nuestra ciudad, oasis de saber y cultura general.





Referencias:

La Nueva España
elpais.com
elmundo.es
wikipedia

Comentarios

Entradas populares de este blog

El motel del voyeur

Petirrojo

Premio Princesa de Asturias de las Letras 2017

SALVEMOS A LA BALLENA BLANCA (Gerónimo Stilton )

A propósito de Goytisolo