Por qué nos gustan las mujeres.



Ficha ténica:

Título: “Por qué nos gustan las mujeres”.
Título original: De ce iubim femeile
Autor: Mircea Cartarescu.
Año de publicación: 2006
Editorial: Funambulista.
Lengua: Castellano.
Traducción: Manuel Lobo
Págs. 310
Encuadernación: Tapa blanda.
Tamaño: 14*18
ISBN: 9788496601055



«Mi afición por la lectura llegó a ser una patología»


         —Como suele suceder, antes fui un gran lector. En mi adolescencia no hacía otra cosa que leer. Mis compañeros, mis colegas de entonces, tocaban la guitarra, iban detrás de las chicas o eran maniáticos de los primeros ordenadores. Sin embargo, yo solo me recuerdo leyendo. Cada vez que descubría un nuevo escritor, me sentía alucinado, como si estuviera delante de un mago, de un hechicero. Me preguntaba, ¿pero cómo ha podido escribir esto? Mi vida era la poesía, la literatura. Incluso mis padres llegaron a preocuparse, ya que mi afición por la lectura llegó a ser como una patología esquizofrénica, hasta me negué a salir a la calle, mis paisajes, mis amigos, estaban en los libros. (Referencia tomada de ABC.es  03/01/2.013) Autor: Manuel de la Fuente.

Mircea Cartarescu nació en Bucarest en 1956 y estudió Letras en la Universidad de dicha ciudad. Figura emblemática del postmodernismo rumano, Cartarescu tiene una obra muy extensa en varios géneros —poesía, relatos, crítica literaria y novela—, y colabora habitualmente en prensa. Debutó como poeta en 1980 con Levantul, que le valió el máximo galardón en su lengua. Con Nostalgia, publicado en 1989, empieza la carrera de un novelista que explora el mundo valiéndose de la memoria, el sueño y la imaginación. Esta obra lo daría a conocer fuera de las fronteras de su patria, pero es la trilogía Cegador, de la que aparecieron en 1996 y en 2002 las dos primeras entregas, la que ha acabado consagrándolo como el autor rumano más internacional y probable primer Nobel de lengua rumana de la historia. Actualmente vive entre Viena y su ciudad natal.



          Mircea en su libro ofrece un auténtico abanico de paisajes, sentimientos y emociones que nos acerca más a su mundo, a su historia y a todos aquellos personajes que han formado parte de su vida. Una recopilación de historias con sus más y sus menos, en donde el protagonista principal es la mujer, o dicho de otra forma, las mujeres que han sido parte de su caminar por el mundo, para mí lleno de contradicciones y obsesiones, como puede ser esa obcecación perpetua por acostarse con el mayor número de féminas posibles, alcanzando múltiples orgasmos con ellas, como si para él fuera el único placer de su existencia, “como botón” una muestra:

         «En el mar no hago el amor más que una sola vez, generalmente la última noche, con una mujer que apenas conozco, siempre alta y de hecho siempre la misma, puesto que ella para mí es únicamente el mar. Es la esencia de aquellos días de arena y de sal, de estatuas de bronce yacentes sobre la playa como sobre una lápida interminable de sarcófago etrusco, de efectos de lente, violetas o irisados, de un sol triunfador…»

         Es un hombre con sus debilidades, que nos muestra al mismo tiempo sus éxitos y fracasos, que me han hecho recordar un par de películas como al Gary Cooper de “Juan Nadie”  y a “El hombre tranquilo” de John Wayne. Su fácil lectura engancha por momentos. Finalizando ya, una pequeña duda… ¿Qué pinta el capítulo de Sincu en el libro? Me gustaría que alguien lo explicase.


    

          —Yo escribo sobre mi vida interior, la Historia no es mi tema principal, pero la realidad es que sufrí mucho por ser rumano y por haber nacido en un momento equivocado. Este destino siempre me ha presionado desde mi infancia. De niño supe lo que es tener hambre, estar oprimido, despreciado en mi propia tierra. Tenía la esperanza de que las cosas cambiarían después de la revolución, pero por desgracia no fue así.  (Mircea Cartarescu).





Comentarios

Entradas populares de este blog

El motel del voyeur

Petirrojo

Premio Princesa de Asturias de las Letras 2017

SALVEMOS A LA BALLENA BLANCA (Gerónimo Stilton )

A propósito de Goytisolo