Felix Grande

El poeta flamencólogo
 
            Félix Grande, poeta, discípulo, marido y padre de poetas, ha muerto en Madrid con 76 años, después de una temporada de enfermedad y silencio, justo cuando se cumplen 50 años de la publicación de su primer poemario, “Las piedras, que ganó el premio Adonáis en 1963 y llegó a las librerías en 1964.
 
            Narrador, ensayista y flamencólogo, Grande ha muerto a consecuencia de un cáncer de páncreas.  Nacido en Mérida (Badajoz) en plena guerra civil en 1937, desde los dos años hasta los veinte vivió en Tomelloso (Ciudad Real), donde será enterrado mañana.
 
            Félix Grande estaba considerado como uno de los grandes renovadores de la poesía y un experto en flamenco, miembro de la Cátedra de Flamencología y estudios folclóricos. Recibió el Premio Nacional de las Letras (2004), el Premio Nacional de Flamencología (1980) y el Premio Nacional de Poesía (1978).
 
            En 1957 se muda a Madrid, donde comienza a trabajar en Cuadernos Hispanoamericanos, que dirigió entre 1983 a 1996. Mas tarde, fue responsable de la revista de arte Galería y la colección El Puente Literario de la editorial Edhasa.
 
             Admirador de Antonio Machado, Luis Rosales y Federico García Lorca, Grande obtuvo su primer premio, el Adonáis en 1963, por “Las piedras”. En 1965, logró el Premi Eugeni d'Ors por su novela corta “Las calles”.
 
            Entre sus obras de narrativa, destacan, entre otras Lugar siniestro este mundo, caballeros (1980), Fábula (1991), Decepción (1994), y La balada del abuelo palancas (2003).
 
           El libro Memoria del flamenco (1995), que obtuvo el Premio Nacional de Flamencología, está considerado un auténtico referente en la materia.
 
            En 2012 publicó su última obra, el poemario Libro de familia, uno de sus libros más libres y en el que refleja los pilares de su vida: su infancia, su madre, su mujer, la poeta Francisca Aguirre, el padre de su mujer, la música de Bach, el flamenco, Antonio Machado y Cesar Vallejo.



Una postal de nieve


 

 
Cuando me tienda en la vejez
como en un mal cerrado sepulcro
maldeciré tu nombre

Sólo porque esta noche
enajenado y absorto en tu cuerpo
he deseado que fueras eterna

y no sabía si pegarte o llorar.


Del árbol de los tiempos
 
Del árbol de los tiempos nos hemos desprendido
bajo todo un sistema de galaxias de años;
y ahora estamos mirándonos y nos vemos extraños
igual que dos océanos que se hubieran unido;

hemos viajado tanto, es tan hondo el misterio
de coincidir, y amarse, desde vías tan remotas;
aún estamos buscándonos en el tiempo: dos motas
de polvo de ciprés tanteando un cementerio;

nos estamos mirando como dos aves pobres,
lastimados de vuelo, lastimados de espacio,
lastimados del tiempo que nos ha estado viendo;

nos estamos mirando lo mismo que dos sobres
cerrados el uno frente al otro que, despacio,
se van abriendo, se van abriendo, se van abriendo



Fuentes:
El Mundo.
El Diario de Cataluña.
La Vanguardia.
El Periódico.
 
 
 
Javier Mateos "Ritarbeyu", el pequeño guisante.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Una librería en Berlín

No pasó nada (Nao foi nada)

Una casa en Bleturge

El signo del gato

La biblioteca de los libros rechazados