Los caracoles fuerón los primeros en llegar

Quiero compartir con vosotros un escrito de hace un par de años, de estos que se me ocurren algunas veces, cuando me pongo a filosofar, como dicen en mi casa, "Ya esta Loly filosofando, coge un boli y apunta que esto es para la posteridad".. je,je, yo me rio y les digo no apuntéis tonterías que si no os lleno un cuaderno cada día, pues mi cabeza siempre esta ideando nuevas cosas.

 
 

Los caracoles fueron los primeros en llegar


 

“Los caracoles fueron los primeros en llegar”, esta frase tan buena, para mí, se me ocurrió el sábado y en cierto modo era cierta, pues a la nueva casa de mi familia que estábamos trasladando cosas y limpiando, los primeros que llegaron fueron los dos caracoles sujeta libros, los primeros que encontraron su sitio en la estantería.

Esto me recuerda mucho, hace algunos años cuando estudiaba fuera de mi ciudad, y tenía que recorrer un gran pasillo para llegar al teléfono, quienes estaban al otro lado del aparato eran mis padres, y mientras yo llegaba toda ilusionada para hablar con ellos, comentaban al telefonista de centralita lo lenta que era y que parecía una tortuga o un caracol.

Mi máxima es como ese dicho popular “los últimos serán los primeros”, entre ellos me incluyo como los caracoles, las tortugas, pero no por eso más rezagados en la vida, con el paso de los años todos vamos encontrando nuestro sitio en la vida, el camino recorrido nos va ayudando a encontrarlo.

Yo le digo a mi niña, poquito a poco se puede recorrer una gran distancia, tanto en el deporte como en los estudios, no puede hacerse tan rápido como tú quieres, todo lleva su tiempo, todo requiere un esfuerzo, el tiempo dirá donde está tu lugar.

Decía Aristides Briant “Aquellos que no son capaces de hacer pequeñas tareas, no pueden realizar grandes obras”.

Con lo que yo estoy de acuerdo al cien por cien, pues creo que todas las personas somos capaces de hacer pequeñas tareas, todo es cuestión de voluntad y tesón, si no te sale a la primera ni a la sexta, sigue intentándolo y seguro que acabaras haciéndolo bien.

Acaso los que realizaron grandes obras no han fracasado primero y lo han intentado incluso cientos de veces, por otra parte yo me cuestiono algunas veces la frase “grandes obras”, ¿quien hace grandes obras? ¿Un ingeniero, un médico, un sacerdote?, lo digo porque todos somos humanos y herramos alguna vez, si has hecho una gran obra en tu vida y luego eres un desalmado a mí no me sirve.

Quizás hizo grandes obras: Jesucristo, San Antonio, la madre Teresa de Calcuta o algún sacerdote indu, en las de otros seres humanos cercanos no creo.

Las personas que realizamos nuestro trabajo diariamente, aunque alguno crea estar por encima de los demás y este subido en su pedestal, yo no creo sinceramente que haga grandes obras.

Escrito por: Loly Rodríguez 01/02/2011

Comentarios

Entradas populares de este blog

Una librería en Berlín

No pasó nada (Nao foi nada)

Una casa en Bleturge

El signo del gato

La biblioteca de los libros rechazados